Como Beatles y Stones

08/10/2021

Luis Picabia. Son Volt y Wilco repiten el “enfrentamiento” entre dos bandas geniales del mismo país y la misma época.

Son Volt reverdecen laureles con su álbum “Electro Melodier”

De no haber existido Wilco, hubieran sido los más grandes en “americana”

 

Como si se tratara de la repetición de esa batalla, más “mediática” y ficticia que real, entre Beatles y Stones, Son Volt y Wilco las dos bandas estadounidenses más importantes en el campo del pop rock americano, se enfrentan a duelo por ser la mejor banda del momento en ese estilo. A esta lid musical, se le añade el morbo de que los líderes de ambos grupos vienen de la misma banda seminal, Uncle Tupelo, y que terminaron bastante mal entre ellos.

Tras unos años en los que Wilco vencía, Son Volt ha reverdecido laureles y ha editado varios álbumes seguidos de mucha mejor impronta que los de la adormecida banda dirigida por Jeff Tweedy. Baste, como ejemplo, el sensacional disco que acaba de editar la banda que dirige Jay Farrar. Una obra maestra,  “Electro Melodier”, y que constata que, de no existir Wilco, Son Volt serían los más grandes.

Momentos “stonianos”

Ya solo el inicio del álbum, con la espectacular “Reverie”, nos hace prever lo que espera. “Reverie” es un maravilloso medio tiempo de bajo y batería entrecortados y guitarras de riffs seductores, voz vaquera rota y un aire stoniano que no faltará en casi ningún momento de este disco que es un perfecto coctel de pop, rock, country y folk

“Arkey Blues” comienza como un blues rock clásico y se rompe de repente para convertirse en un tema de country rock adecuado para rodeos, con un piano que besa y unos arrebatos que electrifican. En “The Globe” vuelven a aparecer sus amados Stones a ritmo de “Gimme Shelter” o “Street Fight Man”. Una delicia que nos retrotrae a los mejores 60. Con letras cargadas de crítica social y cierta amargura.

Baladas “honky tonk”

Respira espíritu “honky tonk” la balada “Diamond and Cigarrettes” con polvo en la garganta y tormenta en los ojos. La belleza se extiende por el “saloon” y, en la barra, varios “desperados” beben Jack Daniels. El nivel ha ascendido a cotas altísimas y Farrar no quiere que baje. Se saca otra balada memorable, “Lucky Ones”. De lo mejor del año. La batería es tan precisa que nos acordamos de Charlie Watts. Y para no romper la magia, aparece “War On Misery”. Otra joya. Un blues tirado, seco, sobrio, solo adornado por arpegios y pespuntes de guitarras fantasmales. Podría estar en el “Exile On Main Street”.

 

Tras narrar las profundidades del alma, Farrar y cia siguen la inmersión con un tema, “Living in The Usa”, de estribillos y guitarras pop y forma Tom Petty. “Sweet Refrain” ofrece guitarras steel y bazouki para adornar otra inmensa balada. Luego “The Levee on Down” y “Rebetika”,  country folk oscuro y casi gótico a la manera de Johnny Cash y Handsome Family. Y “Like You”, en sus primeras notas vuelve a recordar a los Stones, eso sí, con otra voz. Esa que, según Jeff Tweedy, “hace que todo lo que canta Farrar parezca el Antiguo Testamento”.

Sello: Thirty Tigers. Precio: 14, cd; 22, lp. Discografía esencial: “Trace”, “Straighaways“, “Wide Swing Tremolo”, “Honky Tonk”, “American Central Dust”. Influidos por: Uncle Tupelo, Gram Parsons, Jayhawks, Rolling Stones. Influyen en: Drive by Truckers, Mastersons, Handsome Family.

¿Te ha parecido interesante?

(+17 puntos, 17 votos)

Cargando...