Madrileñofobia

13/10/2021

José María Triper.

Podríamos definir la madrileñofobia como el sentimiento de odio hacia Madrid, hacia sus gentes, su forma de vida, sus libertades y su progreso económico y social. Exactamente lo que siente Pedro Sánchez que insiste en abanderar la absurda y fraudulente campaña contra la comunidad capitalina y su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, para encubrir su incompetencia como gestor y la de sus barones autonómicos con los lacayos Tximo Puig y Luis Tudanca a la cabeza. Una táctica de distracción que se utiliza también como cebo para que la opinión pública y la publicada se centre en debates estériles y se olvide de las subidas de la luz, el paro más alto de Europa, la inflación desbocada, los bonos para jóvenes en lugar de crear empleo, el caso Ghali, las cesiones a los independentistas o la pésima gestión de la pandemia, entre otras incapacidades del Ejecutivo socialcomunista.

Con estas premisas no tiene escrúpulos en castigar a Madrid con un recorte desaprensivo de inversiones, acusar a la Comunidad de dumping fiscal cuando quienes en verdad tienen privilegios fiscales consentidos son Navarra y el País Vasco o, como ahora, amenazar con llevarse organismos del Estado de la Capital obviando que para algunos sería necesario una reforma constitucional y que en todos se produciría una deslocalización obligada de los funcionarios, a los que se obligaría a renunciar a sus hogares, sus vidas y los puestos de trabajo de cónyuges y familiares, además de a escolarizar a sus hijos en territorios donde se margina el castellano y se humilla y se persigue a los castellanohablantes con el consentimiento del Gobierno.

La verdadera raíz de la cuestión es que mientras que la economía española, la que gestiona el gobierno de Sánchez se debate al borde de la quiebra, Madrid es una historia de éxito, de progreso y de libertad que le ha llevado a convertirse en la primera comunidad de España en crecimiento del PIB y del empleo con los impuestos más bajos, además de haber sido galardonada con el título de la mejor Región de Europa 2021-2022 por el Comité Europeo de las Regiones o ensalzada en Italia como modelo de gestión sanitaria y económica.

La gestión económica de la Comunidad de Madrid viene refrendada por los números, y los mercados y las inversiones apuestan por la Comunidad de Madrid que ha recibido 4.149,8 millones de euros de inversión extranjera en los primeros seis meses de 2021, lo que supone el 60,2 por ciento del total nacional.

Madrid, con una presión fiscal efectiva inferior en un 22,4 por ciento a la media española ingresa un 63 por ciento más por habitante y con sólo tres tributos fiscales propios registra un Producto Interior Bruto de 239.878 millones de euros superando los 236.739 millones de euros de Cataluña cuyo gobierno de ERC y JxCat esquilma a sus ciudadanos con 18 impuestos propios, mientras que el PIB per cápita es de 35.876 euros en la comunidad capitalina, 4.776 euros por encima de Cataluña

Pero, además, con esta política de rebajas fiscales Madrid recauda unos ingresos por impuestos sobre la renta, patrimonio y capital de 12.077 millones de euros, al tiempo que presenta un práctico equilibrio entre los ingresos totales de las cuentas públicas (27.050 millones de euros) y los gastos (27.685 millones). Por el contrario, los 11.752 millones de ingresos fiscales de Cataluña son 325 millones menos que los de Madrid, con un desequilibrio de 1.329 millones en sus cuentas públicas.

Mas significativos son aún las diferencias del endeudamiento entre ambos territorios. Mientras Cataluña tiene una deuda pública total de 79.054 millones de euros, equivalente al 33,4 por ciento de su PIB, la deuda de Madrid es de sólo 35.194, millones, el 15,7 por ciento del PIB regional. Y con estos resultados y esta política de menos impuestos la Comunidad de Madrid contribuye a la “caja común” del Estado con 23.000 millones de euros más que Cataluña desde 2009 y aporta el 70 por ciento de las contribuciones al fondo de solidaridad estatal.

Y si entramos en comparaciones, que no siempre son odiosas pero si reveladoras, vemos que la diferencia entre el ritmo de crecimiento del Producto Interior Bruto medio de España y de la Comunidad de Madrid en el último año se ha agrandado después de la última del Instituto Nacional de Estadística (INE) que ha rebajado el 2,8 por ciento que se estimó que había crecido la economía española en el segundo trimestre del año a sólo un 1,1 por ciento, lo que, se reduce el crecimiento anual de un 19,8 a un 17,5 por ciento. Mientras tanto, la Comunidad de Madrid se mantiene a la cabeza, con un incremento del crecimiento de su PIB del 1,6 por ciento en el segundo trimestre y del 31,7 por ciento en el último año.

Es decir, que el Madrid presidido por Isabel Díaz Ayuso crece a un ritmo casi el doble de velocidad que la media del resto de España presidida por Pedro Sánchez y es también la región que más empleo efectivo ha creado durante el último año, con 233.268 trabajadores. Si la envidia fuera tiña…

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.