Los jóvenes no creen que la Universidad les prepare para el mundo laboral

19/10/2021

Miguel Ángel Valero.

Ojo al dato. Porque, más que para preocuparse, es parw echarse a llorar y no parar. Para preparar la nueva edición del Experience Work Day, que el Grupo Adecco organiza para que expertos en Recursos Humanos compartan todos sus conocimientos y experiencia sobre el mundo laboral con jóvenes de diferentes países del mundo, ha realizado una encuesta para conocer cuáles son sus perspectivas de futuro y qué papel piensan que podrá jugar la Universidad en su acceso al mundo laboral.

Serán jóvenes, pero desde luego también sinceros: 6 de cada 10 no creen que la Universidad los prepare para enfrentarse con éxito al mundo laboral.

En el Experience Work Day, tres estudiantes universitarios y tres representantes de empresas debatirán el 21 de octubre a las 12,00 los resultados de esta encuesta “La brecha entre la universidad y la empresa: más allá de título”.

Alberto Gavilán, director de Talento de Adecco, subraya que  “desde las empresas debemos hacer todo lo posible por acercarnos a los jóvenes, naturalizar nuestra relación con ellos y hacer su tránsito a la vida profesional más sencillo». «Universidad y empresa deben esforzarse por ampliar modelos de colaboración innovadores donde la formación teórica y práctica se unan y preparen mejor al talento joven para el mundo laboral real”, añade.

Pero la realidad es que, cuando a los jóvenes se les pide que valoren cómo la Universidad ayuda al alumno a enfrentarse con éxito al mercado laboral, el 60% se muestra rotundamente en desacuerdo con la idea de que las facultades preparan adecuadamente para dar el salto profesional. Un 30,6% asegura que los prepara solo en parte. Y apenas el 8,8% considera que el paso por Una universidad es una preparación exitosa para el mundo laboral.

Los jóvenes creen que la Universidad debería fomentar la realización de prácticas en empresas durante la etapa universitaria (así lo expresan 3 de cada 4), incrementar el asesoramiento en materia de búsqueda de empleo y orientación laboral (49,2%), e impartir un mayor número de formaciones relacionadas con las ‘soft skills’ (también denominadas habilidades ‘blandas’: sociales, de comunicación, rasgos de personalidad, actitudes, inteligencia social y emocional, entre otras), según el 48,7%. Un 25,7% de los jóvenes reclama que se impartan más conocimientos teóricos ajustados a las necesidades reales de las empresas.

De cara a elegir su fututo laboral, 1 de cada 3 jóvenes reconoce que nadie le ha asesorado sobre salidas profesionales y búsqueda de empleo; un 32,7% dice que esa información la ha obtenido en su entorno cercano (familiares, amigos, conocidos que ya trabajan…), y un 19% explica haberse asesorado fuera de la Universidad.

Solo un 11,9% de los estudiantes asegura haber encontrado asesoramiento y orientación laboral sobre tu futuro dentro de su Universidad, ya fuese a través de los tutores y/o profesores (5,8%) o a través de charlas, formaciones, etc. creadas expresamente para ello (6,1%).

En cualquier caso, un 58% de los jóvenes afirma que sí sabe dónde debe dirigir su búsqueda de empleo y cómo hacerlo, un 16,4% sabe hacia dónde enfocar la búsqueda, pero no sabe cómo materializarlo, un 15% dice saber qué tiene que hacer, pero no quiénes serían los interlocutores correctos, y un 10,6% reconoce que ni sabe dónde dirigir su búsqueda de un puesto de trabajo ni cómo hacerlo.

Los conocimientos que los jóvenes reconocen tener en relación al mercado de trabajo son: condiciones laborales existentes (el 43,1% afirma tener suficiente información), derechos que tienen los trabajadores (42,2%), habilidades más demandadas por las empresas (41,7%, tipos de contrato que existen (39,2%).

Llama la atención que de lo que menos información creen tener es de qué carreras profesionales existentes en las Universidades tienen más salidas laborales: solo afirma saberlo 1 de cada 3.

Preguntados por cómo ven su aterrizaje en el mundo laboral una vez finalicen sus estudios, el 43% de los jóvenes piensa que no será fácil. El 29,1% confiesa que ese paso le genera muchas inseguridades, pero cree que sabrá afrontarlo, y el 19% afirma que lo ve como un momento fácil y no le generará mayores problemas.

El restante 8,9% ha dejado la respuesta abierta planteando cuestiones como que no creen que puedan trabajar de lo que están estudiando, que para un primer empleo se piden muchos requisitos, que solo con tener un grado no será suficiente, hay que especializarse o que depende de la zona geográfica en la que vivas el salto es más o menos fácil.

El 83,1% cree que las demandas del mercado laboral para los recién titulados son demasiado exigentes, frente al 16,9% que no lo ve así.

Preguntados sobre cuáles son los “problemas” con los que más temen enfrentarse una vez accedan al mercado laboral, un 68% afirma que lo que más le preocupa es no poder desarrollarse profesionalmente dentro de la empresa que los contrate. Un 64,5% también señala como preocupante el que no exista una conciliación adecuada entre su vida personal y profesional. El 56,1% también habla de no compartir sus valores con los de la empresa en la que trabaje.

Importa que el trabajo resulte aburrido (47,1%), que haya mucha diferencia entre lo aprendido en la Universidad y el trabajo real (35,1%), no encajar en la cultura corporativa (30,3%) o que la tarea a desempeñar no sea atractiva (27,2%).

Un 77,3% de los jóvenes cree que el factor diferencial que más le ayudará a encontrar trabajo será el uso avanzado de nuevas tecnologías, el conocimiento avanzado de idiomas (69,6%), la demostración de habilidades de comunicación o de inteligencia emocional, (60,1%). Solo el 16% le da importancia a las notas obtenidas en la Universidad.

Sobre cuál sería su trabajo ideal, el 39,4% afirma que sería aquel que le gustase y le permitiese desarrollarse como profesional, un 37% piensa que será aquel que le permita conciliar vida personal y profesional y solo para el 23,6% sería aquel empleo cuyo salario le permitiese desarrollarse personalmente.

Por último, se les ha preguntado a los jóvenes si creen que podrán ejercer su profesión en España o necesitarán emigrar durante unos años para poder crecer profesionalmente. Un 63,6% está convencido de que podrá trabajar en España, un 19,1% piensa que se irá  fuera, y un 17,3% opina que a lo mejor durante los primeros años necesita estar fuera de España para ganar experiencia profesional pero después podrá trabajar aquí.

Jóvenes, aunque sobradamente preparados. Y sobre todo realistas, con los pies en el suelo, por mucho título universitario que tengan.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando...