Pero ¿qué ha hecho este hombre?

02/11/2011

diarioabierto.es.

Resulta que a Papandreu se le ha ocurrido convocar un referéndum sobre la crisis griega y las medidas a adoptar. Y se ha liado lo que en lenguaje cheli se llama la Dios es Cristo, respetuosa, por otra parte, expresión que nos retrotrae al concilio consiguiente.

Los mercados se han puesto de uñas frente a la consulta popular y no digamos los mandatarios europeos, incluidos nuestros gobernantes. Gobernantes que, por cierto, prefieren soslayar cualquier referéndum aunque sea para cambiar la Constitución.

Temen los mercados que el pueblo soberano (¿o no es soberano?) diga que está hasta los mismísimos de unas recetas económicas que llevaron a la ruina a los países latinoamericanos cuando las aplicó el FMI. Da la sensación de que nadie confía en la voz del pueblo que está muy bien para convocarlo a las urnas, pero al que no hay que preguntar nada en aquellas cuestiones que les atañen directamente.

{destacado} No es nuevo el desprecio por el pueblo. Es nuevo que a un gobernante se le ocurra en período de fuerte crisis preguntarse qué dirá la gente. Confieso mi ignorancia. Y no sé qué ocurrirá con la consulta popular. Temen que los griegos las rechacen y Grecia se hunda aún más en la pobreza.

Pero de todo esto lo que me queda claro es la falta de democracia de la que hacen gala gobernantes, comentaristas, mercados y otras instituciones financieras que nos han llevado a la ruina. Su opinión es que la gente nada tiene que decir. Que somos ilustres analfabetos a los que estas cosas no se les preguntan. La vieja idea de que el pueblo es un niño que llora cuando se le lava.

Deberían leer más a Mairena. Seguro que entenderían algunas cosas. Deberían leer, por ejemplo eso que decía Antonio Machado sobre la política, En lugar de versos leamos a Don Antonio:

“La política, señores —sigue hablando Mairena—, es una actividad importantísima… Yo no os aconsejaré nunca el apoliticismo, sino, en último término, el desdeño de la política mala que hacen trepadores y cucañistas, sin otro propósito que el de obtener ganancia y colocar parientes. Vosotros debéis hacer política, aunque otra cosa os digan los que pretenden hacerla sin vosotros, y, naturalmente, contra vosotros. Sólo me atrevo a aconsejaros que la hagáis a cara descubierta; en el peor caso con máscara política, sin disfraz de otra cosa; por ejemplo: de literatura, de filosofía, de religión. Porque de otro modo contribuiréis a degradar actividades tan excelentes, por lo menos, como la política, y a enturbiar la política de tal suerte que ya no podamos nunca entendernos”.

Y esto otro que parece dirigido al 15-M:

“Y a quien os eche en cara vuestros pocos años, bien podéis responderle que la política no ha de ser, necesariamente, cosa de viejos. Hay movimientos políticos que tienen su punto de arranque en una justificada rebelión de menores contra la inepcia de los sedicentes padres de la patria. Esta política, vista desde el barullo juvenil, puede parecer demasiado revolucionaria, siendo, en el fondo, perfectamente conservadora. Hasta las madres —¿hay algo más conservador que una madre?— pudieran aconsejarla con estas palabras: “Toma el volante, niño, porque estoy viendo que tu papá nos va a estrellar a todos —de una vez— en la cuneta del camino”.

¿Te ha parecido interesante?

(+6 puntos, 6 votos)

Cargando…