Un Camino de Santiago muy irlandés y marítimo

01/08/2022

Carmela Díaz.

 

Esta semana celebramos el día del patrón de España, Santiago Apóstol. El camino que lleva hasta su venerada tumba, es uno de los más populares del mundo. Miles de peregrinos procedentes de todos los rincones del planeta viajan para llegar hasta la catedral santiaguense. Pero no solo lo hacen a pie o desde algún lugar de España, sino que también existe la peregrinación a través del mar; en esta modalidad, el Camino Irlandés es uno de los más importantes. Además, Santiago es uno de los santos más populares en la isla esmeralda: James (o Séamus en irlandés) es un nombre que continúa siendo muy común hoy en día; además, allí existen numerosas iglesias erigidas en su honor.

Los peregrinos irlandeses del siglo XII eran muy religiosos y desarrollaron un gran culto por el apóstol: se enfrentaban a todo tipo de contratiempos de la época con tal de llegar hasta la ciudad santa. El punto de partida para su travesía solía ser Saint James Gate, que se encuentra en Dublín, y que toma su nombre de los hostales de peregrinos que se construían a la ribera del río Liffey, donde se hospedaban antes de comenzar su viaje hacia nuestro país. La peregrinación a Compostela cobró más importancia a finales del siglo XII, a raíz de la invasión anglonormanda. Los irlandeses solían embarcar en los puertos del sur, entre los que destacaban Cork, Waterford y Wexford; llegaban en barco hasta los puertos franceses o cantábricos y desde esos puntos continuaban su peregrinación a pie.

Además de Saint James Gate -que estaba situada justo al lado de lo que hoy en día es la entrada a la fábrica de cerveza Guinness-, el arzobispo Henry of London fundó la parroquia de Saint James y un hospital de peregrinos. Y ya en tierra patria, en Santiago, se puso en marcha un colegio irlandés en 1605, generando así más enlaces entre los dos países. A partir del siglo XIV aumentaron las conexiones comerciales y los barcos que llegaban directamente a Galicia, lo que hizo más fácil la peregrinación.

Aunque los certificados oficiales del Camino solamente son garantizados por la iglesia española a los caminantes que completen 100 kilómetros de la ruta en la península, la catedral ha acordado conceder una Compostela también a los peregrinos que completen el Camino Celta: una peregrinación certificada de 25 kilómetros en Irlanda, sumada a una ruta de 75 kilómetros desde Coruña hasta Santiago. Algunas de las auténticas rutas de peregrinos en Irlanda pasan por localizaciones como Wicklow, conocido como el jardín de Irlanda; es el camino más popular y a mitad se puede encontrar la ciudad monástica de Glendalough; Kerry, que va desde Tralee hasta la Saint James’ Church en Dingle; Mayo, donde destaca la impresionante vista de la bahía de Clew o Dublín, donde se puede sellar el pasaporte en la Guinnes Storehouse. Otros lugares donde se pueden obtener sellos son iglesias, cafeterías, bares, hoteles u oficinas de turismo.

Además de las rutas oficiales, en Irlanda existe una alternativa: Pilgrim Paths of Ireland, un conjunto de antiguas sendas religiosas que utilizaban los peregrinos desde la antigüedad. La ruta más popular y una de las más antiguas, es la de San Declan, que traza el supuesto recorrido que hizo este santo entre Ardmore, en Waterford, y Cashel, en Tipperary, para reunirse con San Patricio.

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando...