En 48 horas y gratis, Vivolt elige la comercializadora de luz y gas más económica

23/11/2022

Susana de Pablos. Este Robin Hood del sector energético reduce hasta un 20% las facturas.

Creada en plena pandemia, una nueva startup familiar coge músculo durante la mayor crisis energética mundial. Se autodefine como “gestor energético independiente” y su marca es Vivolt. Constituida en mayo de 2020 con el nombre de Vivolt Energy SL y sede en Madrid, esta empresa montada y financiada hasta la fecha por los hermanos Lucas, José María y Jaime Treviño, y con los ingresos que han ido obteniendo de su actividad, se promociona como “el Robin Hood del sector energético”.

El equipo de Vivolt ha desarrollado un algoritmo capaz de estudiar de forma personalizada los patrones de consumo de cada cliente. Su objetivo es ofrecer a cada consumidor, ya sea un particular o una empresa, la mejor tarifa entre 420 distintas de hasta 23 comercializadoras, obteniendo para ellos un ahorro medio que está entre un 15% y un 20%. Un hogar medio puede ahorrar un 20% de su factura, lo que significa 1.121 euros al año. En las pymes, los ahorros puede estar en un 16% en hoteles, lo que equivale a 5.711 euros al año, o el 14% en el sector de la restauración, pudiendo llegar a los 1.060 euros anuales. En el caso de las grandes empresas, el ahorro medio es del 12%, lo que supone 18.470 euros al año.

Vivolt aprovecha las ofertas de captación de las compañías energéticas —que son muy competitivas el primer año— para que el consumidor disfrute siempre de la mejor oferta del mercado. Al cambiar anualmente de compañía, evitan las subidas de tarifas que se producen tras el periodo que usan estas empresas como arma comercial de captación de nuevos clientes.

En 48 horas
El usuario solo tiene que aportar las dos últimas facturas de luz y gas. Y, en tan solo 48 horas, Vivolt realiza el estudio personalizado y se encarga de todos los trámites para realizar el cambio de compañía. Todo ello, de forma gratuita para el usuario, pues son las propias comercializadoras energéticas las que pagan una comisión a esta startup, que calculan en función de lo que consuma cada nuevo cliente que les traiga. “Esta comisión en ningún caso le repercute al cliente final, que siempre obtendrá el precio más barato del mercado”, aseguran desde Vivolt.

Lucas y José María Treviño tienen cada uno el 49,5% de la acciones de Vivolt. El 1% restante es propiedad del su hermano pequeño, Jaime.

“Gracias a Vivolt, hogares y pymes pueden disfrutar de un servicio de asesoría energética reservado hasta ahora a las grandes compañías”, dicen los hermanos Treviño, quienes defienden que su algoritmo “ha sido clave para la democratización de la asesoría energética”. Estos emprendedores son reticentes a facilitar cifras de facturación, aunque entre sus previsiones de negocio está el multiplicar por 3,5 los ingresos del último año.

Para lograrlo, cuentan con un equipo de seis personas y esperan contratar una más a finales de este año. Su previsión para 2023 es continuar su crecimiento orgánico, sobre todo en lo que atañe al back office y la gestión de canales. «Será nuestra etapa de crecimiento comercial. La idea es llegar a incorporar unas cuatro o cinco personas más al equipo durante el próximo ejercicio».

Aprender de la experiencia
Cuenta José María Treviño que, antes de fundar Vivolt, él ya estaba relacionado con el sector energético a través de la ingeniería de su padre, de la que se hizo cargo tras su fallecimiento. En aquel momento tuvo que invertir toda una tarde para encontrar la mejor tarifa eléctrica para su madre, a la que cambió de compañía y le ahorró un 30% del gasto mensual. Poco le duró la satisfacción, dado que apenas transcurrió un año la comercializadora les subió el precio sin avisar. “Me enfadé mucho, había perdido un día entero buscando la mejor comercializadora y, como cualquier usuario que haya intentado optimizar su factura, me di cuenta de que es realmente complicado encontrar una oferta adaptada a las necesidades de cada uno», recuerda este emprendedor. Y agrega: «Además, por todos es sabido que no te lo ponen nada fácil: tarifas engañosas, mucha letra pequeña o políticas de captación agresivas que nos confunden”.

Así, de este hecho tan cotidiano, surgió la idea de crear Vivolt. “Funciona como una especie de Robin Hood del sector energético en el que buscamos los resquicios de las ofertas comerciales para que, por una vez, sea el usuario quien gane y no las grandes compañías”, argumenta Treviño.

Los fundadores de Vivolt son también reticentes compartir información sobre la cifra de inversión realizada hasta la fecha. Pero sí desvelan cuál fue el destino de ese dinero: Quitando las partidas típicas al inicio de una empresa (constitución, hosting, material de oficina, etc), invirtieron en:

  • El diseño del contrato con los clientes: «El contrato que define la relación entre el cliente y Vivolt es una pieza fundamental para ambas partes. Por ello, recurrimos al despacho Araoz y Rueda, que cuenta con un departamento especializado en energía, para que diseñara un contrato muy sencillo y transparente, para que el cliente pudiera entender en todo momento el servicio».
  • Branding: «Tras varios meses operando con una imagen corporativa inicial (incluída página web) creada por nosotros, contratamos a un freelance especializado en marketing y construcción de marcas, que ha estado involucrado en proyectos de Iberdrola, Banco Santander y otras grandes cuentas. Así realizamos la transición a la imagen actual (logo, colores corporativos, diseño web), con la que buscamos transmitir confianza, aspecto crucial en nuestro servicio.

Más información
⇒ Seguir en Twitter a @vivolt_es
⇒ Vivolt está en LinkedIn y en Facebook

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando...