Mucho ruido y pocas nueces

19/11/2010

Miguel Larrañaga. Viernes, 19-11-2010

La apertura en Wall Street fue de esas que asustan al más pintado. Rojo, rojo y más rojo durante la primera media hora de sesión, con los nervios a flor de piel, para a partir de las cuatro de la tarde comenzar una escalada en las cotizaciones que nos llevó de nuevo al punto de inicio.

Insisto, mucho miedo con los chinos y al final, paparruchas. Incluso, el S&P 500 se permitió el lujo de intentar un ataque postrero a la barrera de los 1.200 puntos. Tan postrero que tuvo lugar en los cinco últimos minutos de la sesión, haciendo bueno el conocido fenómeno de apostar en la figura de vuelta. Tras una sesión a la baja, cuando el índice recupera el color verde y lo mantiene, muchos inversores apuestan por la continuidad de las alzas en la siguiente sesión.

Porque sí. Aunque parezca mentira, el fondo de mercado es optimista. Los resultados empresariales están siendo más que razonables y a nada que ayuden los datos macro (los del paro parece que ya empiezan a ayudar algo), los “bulls” volverán a salir de debajo de las piedras para apuntarse al siempre esperado “rally de fin de año”. Prefiero no decirles lo que puede ocurrir si el citado “rally” fracasa. Imagínenlo ustedes mismos, que les sobra criterio para ello.

Al final, el S&P 500 se apuntó una ganancia del 0,25% que sirvió para quedarse a las puertas de los 1.200 puntos, mientras que el Nasdaq Composite y el Dow, con avances del 0,15 y el 0,20%, respectivamente, incluso culminaron la semana con mínimas ganancias.

En definitiva, que mucho ruido y pocas nueces, no sólo en la sesión de hoy, sino a lo largo de toda la semana, amagando una caída que finalmente no se ha producido. Aún así, mucho ojo, que las cosas están que arden y cualquier cambio en la dirección de la crisa puede suponer un nuevo cataclismo.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.