Todo apunta a un gobierno monocolor de CiU

22/11/2010

Josep M. Orta. Las encuestas auguraron lo que prácticamente todo el mundo sabía: CiU será el gran ganador y podrá gobernar en solitario , PSC y ERC son los grandes derrotados y que la abstención será muy alta. No dijeron las encuestas, pero se palpa en el ambiente, es que lo que realmente interesa a los ciudadanos es el Barça-Madrid del próximo día 29.

El domingo fue día de encuestas. No hubo sorpresas y, excepcionalmente todos los sondeos coincidieron. Esta vez los datos de los sondeos coinciden, además, con los que manejan los partidos y curiosamente todos coincidieron en hacer una llamada a la participación.

Artur Mas, por primera vez, se ve president: “Ganaremos, haremos el cambio, tendremos un gobierno fuerte y levantaremos Catalunya”. Recordó los siete años de “travesía en el desierto” y agradeció a las personas “que me han acompañado en vez de tirar la toalla, que se han quedado en el partido y han mirado hacia adelante. Gracias a toda esta gente, esta vez la armaremos gorda”. Le salió una euforia que había guardado durante toda la campaña, pero esta vez invitó a las personas que votan a otros partidos a que el próximo domingo apostaran por CiU, prometiendo que estos votos “no los utilizaré en beneficio de CiU sino al servicio de todo el pueblo de Catalunya”.

La otra cara de la moneda estaba en Lleida con el tándem Rodríguez Zapatero-José Montilla. El aún president lanzó un mensaje muy claro: “Movilización, movilización y movilización”. Tras los malos datos que ofrecen a su partido las encuestas y el elevado porcentaje de abstencionistas que registran, Montilla aseguró que “prefiero perder las elecciones con una participación masiva que ganarlas con una alta abstención” y apeló a este fantasma llamado mayoría silenciosa “para que podamos remontar”.

Los socialistas pueden perder seis puntos en el porcentaje de votos según las encuestas y siete diputados. Muchos analistas interpretan que el anuncio de Montilla de que no optaría por un tercer mandato en caso de ganar estas elecciones era una jugada de estrategia de cara el futuro. El PSC puede pasar de presidir la Generalitat y gobernar en prácticamente todos los ayuntamientos de las grandes ciudades a quedarse a dos velas el próximo mayo. Es consciente que su partido necesita una fuerte reformulación de su mensaje y una renovación de sus dirigentes y lo tendrán que hacer en solitario, dado que sus compañeros del PSOE no se puede decir que le hayan ayudado durante su mandato. Lo que no dijo Montilla es si él está dispuesto a liderar estos cambios o cederá las riendas a una nueva generación política que infunda aire fresco .

Desde ERC, que puede ser el otro gran derrotado en las urnas perdiendo la mitad de sus parlamentarios, su candidato Joan Puigcercós lanzó una llamada de socorro a sus seguidores advirtiéndolos que el PP puede ser la tercera fuerza política del país. “Salgamos a la calle a buscar gente, por que cada persona que se queda en casa es un voto para el PP”.

La candidata del PP, Alicia Sánchez Camacho, consideró que las encuestas demuestran que “el tripartito ha muerto y forma parte del pasado” y centra sus esfuerzos en “evitar un pacto entre CiU y ERC. No comentó que pese a los esfuerzos que ha realizado en los últimos tiempos su partido parece estancado tanto en votos como en escaños.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.