Quinto mandamiento: No piense, actúe

22/11/2010

Paquete-Trader es un especulador real Paquete-Trader.

Pasamos mucho tiempo pensando. Excesivo. Meditamos una y otra vez las cosas antes de pasar a la acción y lo que puede resultar bueno en otros ámbitos de la vida, en el caso de los mercados puede resultar fatal.

Un especulador debe pensar, claro que debe hacerlo. Pero no puede eternizarse en la toma de decisiones. El simil más parecido que se me ocurre es el de los lanzamientos espaciales. Los técnicos aseguran que hay una “ventana” de tiempo para realizar el lanzamiento y pasado ese tiempo no es factible realizarlo. Pues en Bolsa ocurre algo semejante. Las oportunidades se presentan cuando se presentan y luego puede ser tarde.

No quiero decir con eso que el especulador no dude. Por supuesto que duda. Es más, se debate en la duda eterna. Pero lo que diferencia a un especulador de otro tipo de inversores es su capacidad de sobreponerse a la duda y actuar cuando debe hacerlo. Ya les ha contado cómo minimizar los riesgos y si todo eso está bajo control, cuando llega el momento de actuar, hay que hacerlo. Con todos los paracaídas puestos, pero no se puede dejar de actuar.

Conozco a más de un inversor que se dedica a mirar los gráficos y decir eso de “si estaba claro, había que haber entrado aquí y ahora llevaría todo esto ganado”. ¿Por qué no lo hizo? Porque no tuvo el coraje de lanzarse al vacío. Un especulador siempre tiene el coraje de hacerlo, aunque ya sabemos que no lo hace a lo loco, sino siguiendo un método y con los riesgos acotados. Seguramente porque estos dos mandamientos los sigue a pies juntillas puede lanzarse al vacío cuando sus gráficos le alertan de que debe hacerlo.

Es la acción la diferencia fundamental entre un inversor y un especulador. El gran Kostolany escribió a sus más de ochenta años: “desde los veinte años jamás me he acostado sin una posición abierta en la Bolsa”.

Y siguiendo a Kostolany, una conclusión más sobre este apartado. Usted actúe cuando crea que tiene que actuar. Si el mercado le quita la razón, para eso tiene el stop. Si se la da, recuerda al gran maestro de especuladores. Deje correr las ganancias hasta que vea que todos aquellos sumidos en la perpetua duda se deciden a actuar. Llegado ese momento todo es demasiado evidente y hay que comenzar a prepararse para salir de la posición.

Cuando los que dudan entran en tropel en el mercado es síntoma de que las caídas deben estar próximas. Dejemos, pues, a los que dudan que pierdan mientras nosotros vemos confortablemente los toros desde la barrera con nuestro dinero a buen recaudo.

Con este mandamiento concluyo la serie. Con el tiempo, usted descubrirá muchos más y todos de obligado cumplimiento. Yo mismo le enunciaré alguno más en breve, pero serán correspondientes al método de inversión.

Nos vemos en el parqué

¿Te ha parecido interesante?

(+6 puntos, 6 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.