Mis sistemas (I): El fondo de pensiones

23/11/2010

Paquete Trader es un especulador real Paquete-Trader.

Una vez aclarados los que yo considero cinco conceptos fundamentales para un especulador, vamos a comenzar a desgranar los sistemas de inversión que sigo y con qué finalidad cada uno de ellos. Debo decir antes de empezar que sigo tres sistemas y que me detendré pormenorizadamente en dos de ellos, por lo que comenzaré por el más sencillo de explicar.

Hace ya años que pienso que no cobraré ni un euro de la Seguridad Social cuando me jubile. Esta impresión quedó confirmada al conocer lo que me iban a pagar por desempleo cuando mi empresa mi despidió. Había que estrecharse mucho el cinturón para vivir con ello, así que para lo de la pensión va a estar aún más crudo, sobre todo teniendo en cuenta que aún quedan bastantes años para que me jubile.

En ese momento tuve la tentación de realizar una aportación extraordinaria a mi fondo de pensiones. En realidad nunca he aportado un euro al mismo, sino que se trata de un dinero que mi empresa iba metiendo en él mientras fui trabajador suyo. Al terminar la relación laboral, se acabaron las aportaciones, aunque yo puedo seguir haciéndolas si quiero.

Eché un vistazo a lo que me rodeaba e hice lo de siempre: leer. Conclusión: aportar dinero a un fondo de pensiones es escasamente productivo. De entrada, cobra comisiones y no tienes ningún control sobre en qué invierte tu dinero, por mucho que te digan que puedes elegir la modalidad que mejor se adapte a tu “perfil de riesgo”. Y, de salida, a cambio de una mísera desgravación fiscal, hacienda se pone las botas cuando lo rescatas si lo haces de una sola vez, que es la forma más razonable de rescatar un fondo de pensiones. Por medio, ese dinero está inmovilizado durante años, con lo que supone de pérdida del «valor de oportunidad».

En una de esas lecturas que hojeé durante ese periodo de dudas encontré una solución que me agradó y adopté para mí. Se trata de una idea de Francisco Llinares Coloma, un genio que si no fuera español pasaría por auténtico gurú de los mercados. Su idea es la siguiente: compre 500 euros en acciones de empresas que valgan menos de medio euro (creo que el ponía un euro) y no vuelva a mirar sus cotizaciones en diez años.  Dentro de diez años vuelva a mirarlas y cuando le compense el dinero en el que se ha convertido esta cartera, véndala y dedíquese a vivir.

La idea es clara. Alguna de las acciones puede llegar a no valer nada, pero alguna otra multiplicará su valor por 100, o incluso por 500. Si una de esas que de vez en cuando da un pelotazo de estos la llevo en cartera, he dado en la diana y me puedo dedicar el resto de mis días a la vida contemplativa. Como no podré acertar es si no juego, así que como me gusta el riesgo y soy especulador, juego. ¿Y cuánto juego? Lo que muchos de ustedes destinan cada año a su fondo de pensiones, ni más ni menos.

Busco empresas cuyas acciones valgan menos de medio euro y voy comprando 500 euros en acciones de cada una. De momento, he encontrado seis: un banco británico que una vez estuvo en primera fila, una inmobiliaria española desahuciada, una empresa del sector audiovisual en serias dificultades, una farmacéutica holandesa muy venida a menos, una biogenética americana y una marca de lujo francesa al borde de la quiebra.

Sigo mirando y a medida que nuevas empresas vayan cumpliendo los requisitos, iré haciendo exactamente lo mismo que con estas seis, incorporarlas a una cartera específica y aislada del resto de mis inversiones. Tan es así que es la única cartera que sigo manteniendo en el broker del Santander, así que imagínense lo que quiero operar con ella. Lo justo y menos. La idea es que lleguen a ser entre diez y quince empresas.

Esta cartera, no obstante, tiene dos peculiaridades. La primera es que es la única excepción que admito al primer mandamiento. No tienen stop de pérdidas. Cuando uno toma una posición así, el stop es cero, la quiebra definitiva de la empresa y el riesgo que se corre es perder toda la inversión. De ahí la moderación en el capital destinado a cada acción. Dentro de diez años, me habrán quebrado tres o cuatro de las quince acciones que llegaré a tener, de eso estoy seguro. De lo que se trata es de que el resto se hayan multiplicado por mucho. El stop es el cero absoluto y la pérdida completa de la inversión.

La segunda peculiaridad es que no admite más de una empresa por sector. El riesgo que se corre es suficiente como para además concentrarlo en un determinado sector en el que se pueda producir un “efecto dominó”. También aquí hay que cuidar la diversificación. Así que no debe haber más bancos, ni farmacéuticas, ni biotecnológicas, ni marcas de lujo, ni inmobiliarias, ni empresas audiovisuales. Tengo mis ojos puestos en cementeras, constructoras, unos grandes alamacenes alemanes al borde de la quiebra y otras empresas por el estilo. Con paciencia, se irán incorporando a mi cartera denominada «fondo de pensiones».

Este es mi primer sistema. Sencillo, de riesgos limitados y de largo plazo. Dentro de diez o quince años les cuento como ha salido la operación, aunque me comprometo a hacerlo antes si un buen día descubro que tengo ahí suficiente dinero para vivir el resto de mis días. Es más, en ese momento les diré el nombre de la acción o acciones que obraron el milagro. De momento, ya les he dado suficientes pistas.

Nos vemos en el parqué.

¿Te ha parecido interesante?

(+7 puntos, 7 votos)

Cargando…

3 pensamientos en “Mis sistemas (I): El fondo de pensiones

  1. Tengo una duda y me gustaría que fuese resuelta si es posible.¿Y si dentro de tres años hemos ganado un dinero importante, lo retiramos o esperamos el tiempo convenido?Gracias de antemano.

  2. El objetivo es retirar el dinero cuando la cartera de para vivir. Para eso hayq ue tener en cuenta la edad. No es lo mismo 500.000 euros para una persona de 65 años que para una de 35. Posiblemente, a la de 65 le resuelve sin problemas el resto de su vida, pero es muy probable que a la de 35 no le resuelva.

    En cualquier caso, cuando uno se conforme con lo que hay, debe cerrar las posiciones y, a lo mejor, comenzar con métodos de inversión de ese dinero algo más conservadores para que consigan el objetivo deseado, que no es otro que vivir del dinero creado.

    Y siempre hay que tener en cuenta una cosa: no hay que dejarse dominar por la avaricia, que es muy mala consejera. Si ha convertido 5.000 euros en 500.000 no suele ser buena idea pedir el millón sin trabajarselo un poco más.

  3. DESEO SABER CUAL ES MI EMPRESA DE FONDO DE PENSIONES. O SEA QUE BANCO TIENES MIS FONDOS DE PENSION
    AGRADECERE ME AYUDEN , CED. 00104141726
    JUAN JOSE PITA

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.