Las cuatro campañas gallegas

09/02/2024

Josep M. Orta.

Las apariencias con frecuencia engañan y posiblemente el sentido del voto se mueve en Galicia en otras esferas que no son las de los medios de comunicación., lo que hace que las distintas campañas se entrecrucen y no está claro cual es más efectiva

Por una parte está la que protagonizan los dirigentes, si son los jefes de los partidos reproducen los mismos discursos que ofrecen en los madriles y es el que acapara la atención de la prensa estatal, con la diferencia que el escenario de la proclama es la tierra gallega. Los que sí que hablan de Galicia son los candidatos locales pero su protagonismo queda muy relegado incluso en la prensa local, aunque muchos de ellos su verdadera aspiración es hacer carrera política en Madrid y su presencia en el Parlamento gallego esperan que sea una platafrorma.

Hay otra campaña, muy intensa pero más opaca, que es la que desarrollan los poderes fácticos locales, sobretodo en las zonas rurales, que utilizan su influencia y todo tipo de recursos para cosechar votos para su candidato. Fue significativo el diálogo que tuve en una de las diversas campañas que seguí cuando un campesino me dijo “yo voto al candidato de mi señor y no sólo lo hago si no que estoy muy interesado que él lo sepa. Es una inversión, ya me lo cobraré”.

La tercera campaña sucede en los días previos de la jornada electoral. No es extraño que en los mítines los oradores locales llamen sin ningún escrúpulo a que los asistentes pongan los medios de locomoción adecuados para lo que llaman “carretear votos”, o sea facilitar el transporte hasta las urnas a aquellas personas que se muestren reticentes a votar o no cuenten con los medios para hacerlo, teniendo en cuenta que hay pueblos con más de quinientos kilómetros de caminos vecinales. Ignoro lo que sucedía durante el trayecto pero constato que cuando llegaban al colegio electoral muchos (por no decir todos) llevaban el sobre con su voto cerrado.

Finalmente sabido es que durante la campaña electoral no se puede hacer propaganda partidista pero esto parece no afectar a las numerosas misas que se celebran en la jornada dominical. En algunas de ellas hemos asistido a verdaderos mítines, memorables son los de la misa de doce de hace unos años en la catedral de Santiago. Recuerdo que en una de estas jornadas electorales diluviaba y preguntamos en un colegio si ello afectaba a la votación ante la escasa participación a primeras horas de la mañana. “No, es habitual, las personas mayores vienen a votar al salir de misa y los jóvenes lo acostumbran a hacer a última hora después de recuperarse de la juerga del fin de semana”.

El retrato que se transmite es que el candidato a la reelección a la presidencia de la Xunta, Alfonso Rueda, evita los debates, busca una campaña plana en la que se hable más de Catalunya que de Galicia por lo que debe considerar que lo tiene todo atado y bien atado. Claro que también le puede pasa como le sucedió a Feijoo en las generales, que de tanto tener ganadas las elecciones generales las acabó perdiendo.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando...