¿Cuándo es el mejor momento para cambiar de seguro?

15/04/2024

diarioabierto.es. Ante las subidas en los diferentes tipos de seguros que están teniendo lugar desde que comenzó el año, no es de extrañar que muchos usuarios se planteen un cambio de seguro.

2024 ha empezado de la peor manera posible para los asegurados. Y es que muchos de ellos han visto cómo sus cuotas mensuales o anuales se disparan. Las razones varían en función del tipo de producto contratado. Por ejemplo, los seguros de coche cuestan bastante más que antes porque las compañías deben hacer frente a mayores desembolsos cuando abonan a los talleres los importes de las reparaciones: la mano de obra, los materiales… todo ha subido a causa de la inflación.

Pero, ¿qué pasa con los seguros de salud? El incremento porcentual de la cuota ronda los 20 puntos porque cada vez hay más personas que recurren a los servicios privados. Para evitar que la calidad del producto se vea afectada -por ejemplo, en forma de unos tiempos de espera que recuerden a los de la Seguridad Social-, las compañías están optando por incrementar los precios.

Ante estas subidas, no es de extrañar que muchos usuarios se planteen un cambio de seguro. Pero, ¿es un buen momento para hacerlo? A continuación veremos aquellos escenarios en los que dar el paso sí sería una buena idea.

Aumento de la cuota

Precisamente el escenario que hemos descrito en anteriores párrafos es un claro ejemplo de cuándo es un buen momento para cambiar de seguro. Y es que las compañías saben que, ante unos incrementos de cuota generalizados, puede haber una desbandada de clientes.

 

Con tal de evitarlo, algunas de ellas no dudan en lanzar promociones atractivas. Por ejemplo, Línea Directa es una de las muchas que han aplicado subidas, pero tratan de compensarlo ofreciendo cheques de Amazon para que los clientes adquieran en dicho comercio electrónico los productos que necesitan o desean.

Por otra parte, ciertas aseguradoras no han aplicado un incremento del precio, pero sí están reduciendo la calidad del servicio en forma de exclusiones o coberturas que desaparecen por completo a pesar de que antes sí estaban incluidas. Así pues, puede ser el momento idóneo para dar el paso. Si tienes intención de hacerlo, compara tu póliza de seguro en Inkomparable. De esta manera, te resultará más fácil y rápido dar con aquel producto que mejor se adapte a tus necesidades y límites presupuestarios.

Circunstancias profesionales

Hablando del presupuesto que destinas al seguro, es innegable que las circunstancias profesionales pueden aumentarlo o disminuirlo de forma considerable. Supón que cobras el SMI. En tan solo dieciséis años, ha pasado de 600 a 1.134 euros, aunque no hay que irse tan atrás en el tiempo para que se evidencie una considerable subida. De hecho, la diferencia respecto al 2023 es de 54 euros.

En caso de producirse un cambio de este tipo o de mayor índole, independientemente de si se trata de un aumento de sueldo, una reducción de la jornada laboral o algún escenario adverso -como un despido o un ERTE-, será un buen momento para contratar otro seguro que se adapte mejor a tus nuevas circunstancias profesionales.

Aspectos personales como la edad

El factor profesional no es el único que puede dar pie a que sea un momento ideal para dar un paso como el que hemos descrito en anteriores párrafos. A la lista hay que sumar los aspectos de carácter más bien personal. Un claro ejemplo es el de cumplir años.

Cuando se es joven, en líneas generales la salud no da ningún tipo de susto, siempre y cuando se lleve una vida medianamente saludable: dieta equilibrada, no sedentarismo, etcétera. Así pues, con un par de revisiones al año es más que suficiente. Pero, ¿qué sucede cuando se tiene una edad que pueda considerarse avanzada?

A los sesenta años empiezan a aparecer una serie de problemas que pueden requerir visitas a especialistas: digestología, cardiología, endocrinología, etcétera. Es por ello que, alcanzar una edad considerable, es un motivo de peso para cambiar de seguro.

Ten en cuenta que las aseguradoras son conscientes de que un cliente de sesenta años de edad no es tan rentable como uno de veinte. Es por ello que el precio siempre será mayor. Aun así, haciendo uso de un comparador, es posible dar con compañías que ofrezcan productos cuya relación calidad-precio sea realmente buena.

Incremento o reducción del valor de aquel activo que está asegurado

Tras haber hablado de seguros de salud, llega el momento de sacar a colación aquellos que aseguran bienes materiales: inmueble, vehículo, etcétera. Cuando se produce un aumento o una disminución del valor del elemento que se asegura depositando la confianza en una compañía especializada en ofrecer dicho tipo de productos, es el mejor momento para cambiar de seguro.

Por ejemplo, si vendes tu coche antiguo que estaba asegurado a terceros y te compras uno recién salido del concesionario, convendrá que cambies a un seguro a todo riesgo. Justo lo contrario habría que hacer si tu automóvil ya empieza a tener unos cuantos años a sus espaldas.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...