Y ahora, Corea

23/11/2010

Miguel Larrañaga. 23-11-2010

El producto interior bruto revisado al alza para el tercer trimestre y el stock de viviendas sin vender, bajando. Dos noticias que hubieran servido para catapultar a los índices americanos a nuevas alzas en un momento de normalidad, si es que este concepto entra dentro de lo que puede pensarse del mercado de valores.

Pero no sirvieron para nada. Ambos datos quedan aparcados en la agenda de los analistas para mejores tiempos, porque se impone la cruda realidad y esa es que lo de Irlanda ya puede ser “pecata minuta”, lo que ahora mismo importa es si ambas coreas se enzarzan definitivamente o si logran un nuevo arreglo amistoso.

La inestabilidad geoestratégica es una de las cosas que menos gustan a los inversores, que ponen pies en polvorosa al primer olor a pólvora, por lejano que este sea. Pero Corea del Sur no es cualquier cosa para los americanos. Es el aliado fundamental de Estados Unidos en el Asia continental. Y no solo eso, buena parte de la producción de muchas cosas que ni se imaginan dependen de Corea del Sur. Sin ir más lejos, casi todo lo que use microchips, o memorias flash, y no sea un ordenador, depende de Samsung, el mayor fabricante del mundo de estos artilugios.

La parte buena del asunto es que tras la gran caída inicial del mercado, las cosas precieron experimentar una cierta “calma chicha” a la espera de acontecimientos. Al final, el SP y el  Nasdaq perdieron un 1,4%, mientras que el Dow Jones se dejaba algo menos: un 1,27%.

Les adelanto algo. Yo no veo esto nada bien, lo que puede ser un magnífico síntoma.

¿Te ha parecido interesante?

(+5 puntos, 5 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.