La hipotecaria mexicana participada por Bankia entra en proceso de liquidación

19/03/2012

Miguel Ángel Valero. Su Casita reconoce que no tiene líneas de crédito suficientes para cumplir con su plan de negocio, pese a la restructuración financiera iniciada en junio de 2011.

La aventura mexicana iniciada por Caja Madrid, entonces presidida por Miguel Blesa, en noviembre de 2004, al tomar el 25% de la hipotecaria Su Casita por 45 millones de euros, toca a su fin. Tras una inversión superior a los 100 millones de euros (Caja Madrid destinó otros 45 millones a elevar su participación en la firma mexicana), Bankia asume que Su Casita, en la no participaba en la gestión, ha entrado en un proceso de disolución y liquidación tras fracasar la reestructuración financiera puesta en marcha el año pasado y en la que participó el grupo español. Blesa quiso imitar al BBVA, que no se conformó con controlar el primer banco del país, Bancomer, sino que adquirió también Hipotecaria Nacional, con la vista puesta en las viviendas de protección oficial y en la adquisición de casas en México por parte de los inmigrantes de esta nacionalidad  en Estados Unidos. Pero Su Casita, como otras hipotecarias mexicanas, no ha podido con la crisis financiera internacional que provocó grandes problemas de liquidez.

Bankia, ya con Rodrigo Rato al frente, trató de vender en marzo de 2010 su participación en Su Casita, y llegó a negociar con BBVA Bancomer su absorción por Hipotecaria Nacional, pero ante la imposibilidad de encontrar compradores se ha comportado como un socio fiel en la compañía, como reconocen los accionistas mexicanos. La disolución de Su Casita apenas tendrá impacto en la cuenta de resultados de Bankia, ya que estaba provisionada la pérdida de valor de esa participación.

Su Casita dejará de ser un problema, aunque sea menor, para Bankia, que podrá centrar todos su esfuerzos en la expansión de su banco en Estados Unidos, también adquirido en la época de Miguel Blesa al frente de Caja Madrid. En 2008, Caja Madrid adquirió el City National Bank of Florida por 619 millones de euros. Cuatro años más tarde, el banco está totalmente saneado y en disposición de entrar en una etapa de crecimiento.

El grupo que preside Rodrigo Rato contribuirá a que la liquidación de Su Casita sea ordenada y tenga el menor impacto posible entre los accionistas. “Este proceso de liquidación ordenada será un hecho sin precedente en el sector”, señalaba Hipotecaria Su Casita en un comunicado al informar de la convocatoria de una asamblea extraordinaria de accionistas el pasado día 16 para proceder a su disolución.

Arturo D’Acosta, director general en funciones de Su Casita, explicaba entonces que en junio de 2011 la sociedad hipotecaria concluyó una restructuración financiera que trataba de proporcionar viabilidad a la entidad. «Premisa indispensable para dar factibilidad al plan de negocios de la reestructuración era contar con líneas de crédito por 5.000 millones de pesos anuales por un plazo de tres años. Durante los meses posteriores a dicha restructuración, se llevaron a cabo gestiones con Sociedad Hipotecaria Federal para poder acceder a las líneas de crédito mencionadas«, indica el comunicado de Su Casita.

La Sociedad Hipotecaria Federal sugirió ajustar algunas proyecciones del plan de negocios diseñado por Su Casita, y destacaba el deterioro de caja que sufría esta entidad al no contar con la liquidez necesaria para sustentar su operación.

A pesar de haber pasado por un proceso de restructuración financiera durante 2011, no contamos con las líneas de crédito indispensables para dar viabilidad al plan de negocios de Hipotecaria Su Casita”, afirmó Arturo D’Acosta. El director general defiende que el consejo de administración y el equipo gestor de Su Casita han explorado “cualquier alternativa viable”, pero la disolución y liquidación de la entidad parece irremediable.

Su Casita, como otras hipotecarias no vinculadas a entidades financieras en México, cómo la crisis financiera internacional provocada por el desplome del mercado de hipotecas subprime en Estados Unidos durante el verano de 2007 imposibilitaba la financiación de estas sociedades a través de emisiones en los mercados de deuda. La situación de liquidez se agravó por la morosidad y por los retrasos en los pagos de sus clientes. Pero tras el proceso de restructuración financiera Su Casita nunca incumplió sus compromisos con los inversores institucionales.

El Gobierno mexicano ni se inmuta

Llama la atención que la disolución de Su Casita, una de las hipotecarias no ligadas a la banca más importantes de México, no parece preocupar al Gobierno. La eventual salida de Hipotecaria Su Casita del mercado  forma parte de la depuración del sector de la vivienda por la crisis financiera internacional, al igual que el cierre de alrededor de 400 firmas en el país, aseguró la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi). El director general de esta institución, Ariel Cano Cuevas, opina que más que afectar a la industria, la salida de estas empresas es positiva para el sector, “porque está consolidando tanto al que ofrece viviendas como al proveedor de la financiación”.

Desde su punto de vista, la liquidación de Hipotecaria Su Casita es una cuestión aislada, sin repercusiones para la industria, porque la entidad lleva casi dos años sin operar. Y se niega a hablar de un problema sistémico entre las hipotecarias que operan en México.

Frente a las fusiones o a las ventas de hipotecarias por el impacto de la crisis financiera internacional, hubo empresas que fueron prudentes y eficientes en sus operaciones en este sector. Evidentemente, Ariel Cano deja fuera de éstas a Su Casita.

La crisis sólo precipitó la depuración de algunos jugadores no profesionales, y esos jugadores no profesionales los teníamos como desarrolladores y algunos como intermediarios; nos sentimos muy tranquilos con lo que está pasando, porque sí es cierto que tenemos menos jugadores, pero tenemos mejores”, argumenta.

Según sus datos, en los últimos años han abandonado el mercado hipotecario de México 400 desarrolladoras de vivienda, pues antes de la crisis financiera internacional había en el país unas 1.700. “Se salieron los no profesionales, los que no tenían visiones de largo plazo, no estaban bien capitalizados, y los que presentaban problemas de acceso a la financiación. Eso, aunque el desarrollador lo ve quizá como algo negativo, nosotros como visión de sector lo vemos como positivo por la consolidación”, insiste.

El director general de Conavi admite que ya no espera más ajustes en el sector de las entidades hipotecarias en México derivados de problemáticas ligadas a la financiación. Y considera que si hay más ventas o fusiones son por cuestiones de estrategia de las compañías.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.