Hoy repartieron para todos

26/11/2010

Miguel Larrañaga. 26-11-2010

Sin contemplaciones. La jornada bursátil enseñó la cara más “perra” del mercado y a recordar aquello de “obras son amores”. Si en la víspera unas declaración es de Ángela Merkel sirvieron para tranquilizar los ánimos, parece que después de haber descansado, a los inversores les ha parecido poco convincente eso de las palabras y reclaman una respuesta por la vía de los hechos.

Me explico. Después de semanas de dejación alemana y de declaraciones que, en todo caso, no ayudaban, Merkel dijo ayer solemnemente que ningún país de la UE necesita reestructurar su deuda. Tarde, señora Merkel. Ha estado usted jugando con fuego y corre el serio peligro de terminar quemándose. Ha jugado a un euro más débil y a que la huida de capitales de otros mercados vaya al alemán aprovechando, eso es innegable, el buen momento relativo por el que pasa su economía.

¿Y qué han interpretado los mercados? Pues mire, los mercados son simples. Han interpretado que usted y su Gobierno se han sumado a los nostálgicos del marco y ya hay quien da por sentado un “split” en el euro consistente en la división de la moneda única en dos, una para los países del norte y otra para los del sur. Y no lo digo yo, miren lo que se puede leer en estos días en MarketWatch la de mercados del Wall Street Journal, casi nada. En estas circunstancias, lo que diga usted ya no importa, solo importará lo que haga, usted y todos los involucrados en este problema.

Y hay dónde repartir. Gobiernos irresponsables como el español, que negó la crisis hasta que ya era innegable y no actuó ni a tiempo ni con la contundencia necesaria, lo que le ha llevado a hacerlo siempre tarde y a medias tintas, junto a una oposición tan irresponsable como el Gobierno e instalada en el cerrilismo del “cuanto peor, mejor”. Problemas endémicos como los de Irlanda que no se arreglan con un tipo del impuesto de sociedades al alcance sólo de los paraísos fiscales y contra el que braman el resto de socios. Falsificadores sistemáticos de cuentas públicas como los griegos, que escondieron parte de su deuda con artificios de ingeniería financiera. Sistemas financieros enteros, como el alemán, cogidos con alfileres y que no proporcionan su exposición a la deuda de determinados países en los test de estrés (y que ahora hay que repetir por su culpa). Países de la órbita alemana que aspiran a entrar en el euro y que la están pasando canutas, como Hungría. Una Francia que no termina de despegar y que tiene un serio debate interno que lastra cualquier proyección de liderazgo europeo. Una Italia o una Bélgica que son un milagro como países y que serán los próximos en dificultades serias…

Luego tendrán la culpa “los malvados especuladores que apuestan a la baja en los mercados”. No seré yo quien les defienda, pero les han estado ustedes llamando a gritos. Y han llegado para estar una temporadita entre nosotros, al amparo de una Eurozona carente por completo de cohesión e instalada en un juego de triquiñuelas.

Evidentemente, nos dieron más a los de siempre y el Ibex ha quedado malparado. Pero a media mañana el “aviso a navegantes” no conocía de banderas y los índices caían sin contemplaciones y sin excepciones. El resto de la jornada, más o menos como siempre. Apertura americana que “templó gaitas” y la mayoría de los índices europeos recuperaron parte del terreno perdido hasta situarse en terrenos negativos pero aceptables. No el Ibex, claro, que terminó la jornada del descalabro con una caída del 1,8% mientras veía como el Dax restaba sólo un 0,45%. Siempre ha habido categorías y está claro que se mantienen.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.