Presiones políticas para que se fusionen las cajas rurales de Castilla La Mancha

20/06/2012

Miguel Ángel Valero. Los empresarios admiten que desean una gran entidad financiera en la región, pero dejan claro que una operación de este calado debe hacerse “con absoluta independencia y libertad”.

El 18 de junio de 2010, María Dolores de Cospedal, presidenta del PP de Castilla La Mancha y secretaria general nacional del partido, se felicitaba de la fusión entre las cajas rurales de Toledo y de Ciudad Real. Una operación que era “la mejor demostración” de lo que sucede “cuando no interviene la política”. “Cuando no ha intervenido ningún organismo de la Junta de Comunidades, cuando no han intervenido desde la Consejería de Economía de Castilla-La Mancha, cuando han dejado a las entidades financieras funcionar de acuerdo con los principios de la mayor rentabilidad de la entidad financiera, de la garantía y la defensa de los derechos de los ahorradores y de los derechos de aquellos que van a pedir créditos a las cajas rurales, se ha hecho una fusión con carácter profesional”, razonaba. Una fusión que se ha realizado de manera “profesional y en beneficio de los autónomos, de las pequeñas y medianas empresas, de los agricultores de esta tierra, que falta nos hace y, en definitiva, de las familias de Castilla La Mancha“, insistía.

El problema es que esa fusión entre la Rural de Toledo y la Rural de Ciudad Real, que se ha intentado en alguna ocasión más, no salió adelante. Entre otras razones, por la pretensión del director general de la Rural de Toledo, Rafael Martín Molero, de colocar en un buen puesto del organigrama del nuevo grupo a su hijo, Víctor Manuel Martín López, uno de los directivos de la entidad.

Han pasado dos años desde aquella fusión que fracasó en septiembre de 2020. La Rural de Ciudad Real creó Globalcaja con las de Albacete (con la que la Rural de Toledo intentó también una integración), Cuenca y La Roda. Y la entidad de Toledo se rebautizó como Caja Rural de Castilla La Mancha, con Víctor Manuel Martín López como director general desde el 5 de agosto de 2011 (antes era director general adjunto). Rafael Martín Molero dejó la dirección general, pero tiene otro hijo, Rafael Martín López, trabajando en la entidad, como director de Organización y Sistemas. Y el presidente, Andrés Gómez Mora, también tiene a sus dos hijas en la caja rural, una de ellas como directora de Recursos Humanos.

El rechazo de las rurales de Mota del Cuervo, Casas Ibáñez y Villamalea a una integración con la de Castilla La Mancha, al entender sus respectivas asambleas generales de socios que más que una fusión se trataba de una absorción, ha hecho que se multipliquen las presiones políticas para que haya una gran entidad financiera en la región.

Castilla La Mancha se quedó sin CCM, la primera entidad de ahorro intervenida por el Banco de España. Adjudicada a CajAstur, ésta impulsó primero el Banco Base con Caja Cantabria, Caja Extremadura y la CAM, y luego, tras la expulsión de la entidad alicantina (también acabó en manos del Estado y fue adjudicada al Sabadell), Liberbank. Este grupo de cajas se ha integrado con la aragonesa Ibercaja y con Caja 3 (la aragonesa CAI, la burgalesa Caja Círculo y Caja Badajoz), por lo que el peso del actual Banco Castilla La Mancha es casi testimonial. Además, la otra caja de ahorros de la región, Caja Guadalajara, fue absorbida por la sevillana Cajasol en la primera fusión interregional del sector, pero luego llegó la incorporación a Banca Cívica (Caja Navarra, CajaCanarias y Caja Burgos) y la integración en CaixaBank.

Así que sólo las rurales pueden crear esa gran entidad financiera de Castilla La Mancha. Y de ahí vienen las presiones políticas. La consejera de Economía y Empleo de Castilla La Mancha, Carmen Casero, criticó con dureza, y públicamente, la decisión de las  rurales de Mota del Cuervo, Casas Ibáñez y Villamalea de no sumarse a Rural Alianza, promovida por la Caja Rural de Castilla-La Mancha. Y reclama integraciones. “Es una decisión y un camino que tienen que emprender ellas, como entidades privadas que lo son, el Gobierno se muestra extremadamente cauteloso y prudente y, sobre todo, respetuoso con la decisión que adopten“, señala, para inmediatamente dejar muy claro que “una musculatura financiera fuerte no solamente da seguridad a nuestra región sino que también significa que se va a transmitir confianza en los inversores“. “Y, por tanto, si hubiera más convulsiones financieras, es mejor estar preparados desde un punto de vista de la fortaleza que no ser una pequeña entidad“, concluye su argumentación. Más claro, el agua: hay que fusionarse.

Dolores de Cospedal corrige a su consejera

Ante el escándalos suscitado, la presidenta del Gobierno de Castilla La Mancha, que mantiene sus cargos en el PP regional y en el nacional, María Dolores de Cospedal, desautoriza públicamente a su consejera de Economía y Empleo y asegura que se abstendrá de presionar a las cajas rurales de la región para que tomen una u otra postura acerca de su integración. De Cospedal admite que quiere grupos financieros más fuertes en Castilla La Mancha, pero señala que no impondrá su voluntad porque sería “contraproducente” y porque la Rural de Castilla La Mancha y Globalcaja, como el resto de las entidades, deben tomar las decisiones que más les convengan. Fusión sí, dice De Cospedal, pero que sean las rurales las que tomen la decisión.

Pero el PP quiere una integración entre Globalcaja y la Rural de Castilla La Mancha, a la que se incorporarían progresivamente las demás rurales de la región.

El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ve “posible” una fusión entre Caja Rural Castilla-La Mancha y Globalcaja, siempre que sea bajo un “acuerdo de las propias entidades y al menor coste posible para los trabajadores”. Señala que no tiene “la más mínima información del Gobierno regional de si están o no llevando adelante gestiones para que cuaje un acuerdo entre las entidades“, pero recuerda que las “imposiciones sirven para poco, salvo para despedir a gente“.

Hay muchos intereses en juego y, por tanto, lo que importa es que el camino que avancen entre sí las entidades financieras sea un camino útil para todos“, siempre que “no haya imposiciones de por medio“, señala, “Lo verdaderamente importante es que, en este proceso que se está estableciendo en España de fusiones de entidades financieras, lo que haya es un consenso entre las propias entidades”, concluye.

Los empresarios, a favor

El presidente de la Confederación de Empresarios de Castila-La Mancha (CECAM), Ángel Nicolás, ha manifestado, en relación a la posible fusión de las entidades Globalcaja y Caja Rural de Castilla-La Mancha, que la creación de “una entidad financiera fuerte y estable les viene muy bien a los empresarios“. Pero esa decisión la deben tomar las rurales, “con absoluta independencia y libertad” y “sin presiones de ningún tipo“. Por parte de los empresarios “no van a tener presión alguna ni unos ni otros” y la decisión que se tome por parte de ambas entidades les parecerá bien porque “lo harán pensando en todos y no en ellas mismas“.

A todo esto, ¿qué piensan las dos cajas? El presidente de Globalcaja, Luis Díaz Zarco, fue el más rápido en reaccionar a las presiones políticas: está “abierta” a una posible integración con Caja Rural de Castilla-La Mancha, como con otras entidades, con el fin de “reforzar” el sistema financiero de la región. El grupo no pondrá “pega alguna a cualquier cosa que pueda haber de integración“, ya que su proyecto es “hacer una Castilla La Mancha financieramente fuerte“, pero matiza que esta decisión no depende sólo de Globalcaja. “Tenemos un proyecto importante, interesante, saneado que no ha dejado nunca de dar crédito a los empresarios, particulares y autónomos de la región y cuanto más grande sea el sistema financiero de Castilla La Mancha, mejor va a ser para los castellanomanchegos“, argumenta.

El presidente de Caja Rural de Castilla La Mancha, Andrés Gómez Mora, al ser preguntado por si cree que la entidad se va a fusionar con Globalcaja, ha respondido: “No digo lo de ‘Dios dirá’ porque esto lo hacemos las personas, pero veremos”. Subraya que “el Gobierno regional siempre ha manifestado su total independencia y respeto a lo que vayamos a decidir en cada momento“. “Por lo menos es lo que siempre nos han dicho, empezando por la propia presidenta“, añade. Pero deja muy claro que “en este oficio sobran las palabras porque los números cantan y hay unas ratios de morosidad y solvencia y crecimiento que sitúan a la entidad entre las cinco mejores de España” y que “hoy por hoy se cuentan con los dedos de una mano las entidades que tienen las ratios” de Caja Rural de Castilla La Mancha.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.