El Santander alerta sobre el incremento de la morosidad de las empresas

26/07/2012

Miguel Ángel Valero. En cambio, es la primera vez que se produce una reducción de los activos inmobiliarios adjudicados, lo que ayuda a reducir la exposición al ladrillo en 3.700 millones de euros.

El primer semestre supone para el Santander, fundamentalmente, dos noticias en España. Una buena. Y otra, mala. La buena es que, por primera vez desde el inicio de la crisis, se ha producido una reducción de los activos adjudicados. Baja, por tanto, el stock de inmuebles, ya que “hemos vendido más que lo que ha entrado“, como explica el vicepresidente segundo y consejero delegado, Alfredo Sáenz. Esto ha ayudado a que la exposición al sector inmobiliario se haya reducido en 3.700 millones de euros en seis meses, para quedarse en los 28.262 millones.

Además, la mora hipotecaria se mantiene estable. Lo mismo que en financiación de consumo y tarjetas de crédito. Pero la mala noticia es que hay un ligero, y preocupante, repunte en la morosidad ligada a las empresas. Para Sáenz, es evidente que “seguirá subiendo, porque así lo indican nuestros sistemas de alerta temprana“.

La tasa de morosidad del grupo Santander ha aumentado 0,33 puntos respecto a junio de 2011, y se sitúa en el 4,11%. En España, el incremento es mucho más pronunciado: 1,17 puntos, hasta el 5,98%. No obstante, es inferior en casi tres puntos a la del sector. La cobertura de la mora mejora por segundo trimestre consecutivo y se sitúa en el 65% en el grupo, 53% en España. Alfredo Sáenz pronostica que la morosidad del Santander en España se situará a final de año entre el 6,6% y el 6,8%.

Los saneamientos de 2.780 millones de euros, que han dejado el beneficio del segundo trimestre en 100 millones de euros (1.704 millones en el semestre, el 51% menos), hacen que ya esté cubierto el 70% de las exigencias de las dos reformas financieras puestas en marcha por el ministro de Economía (lo que coloquialmente se conoce como Guindos I y Guindos II). “Aunque quisiéramos llegar al 100%, no podemos, porque las normas internacionales de contabilidad IFRS no permiten dotar por encima de los precios de mercado, y el Santander cotiza en Estados Unidos”, explica Sáenz.

El 30% que falta se cubrirá en los dos trimestres que quedan, y para ello se destinarán los 490 millones de plusvalías de la operación de reaseguro con una filial del Deutsche Bank, otras operaciones que generen plusvalías y, si es necesario, se cargarán las provisiones contra resultados. Y la espinosa carga del ladrillo “pasará a la historia”.

Al consejero delegado del Santander le parece “una idea buena” la gestión separada de los activos problemáticos, pero recuerda que en el grupo existe desde el año pasado una unidad específica para ello. “No vemos ventajas a hacer una estructura jurídica diferente, sí a la gestión separada”, comenta sobre el ‘banco malo’.

Ajustes en las retribuciones

Alfredo Sáenz zanja rápidamente el asunto Telefónica y la cancelación del dividendo en este ejercicio. “No vamos a cambiar nuestra política de dividendos. Que lo hagan otros no es razón para que nosotros tengamos que hacerlo”, argumenta. Sí habrá novedades, “el consejo ya está trabajando en ello”, en cuanto a la remuneración de los consejeros y de los principales ejecutivos.

El euro no se va a romper, aguantará todos los temporales”, afirma, al tiempo que recuerda que el grupo Santander tiene el mismo volumen de deuda pública española que en 2010, unos 36.000 millones de euros.

El consejero delegado del Santander considera “una frivolidadvincular el fuerte crecimiento en depósitos de la filial en España con la situación de Bankia. “La contracción de la competencia nos viene bien, y nos favorece la imagen de seguridad que transmitimos”, señala. ¿Compras en España? “Aprovecharemos la reestructuración para ganar cuota rentable, orgánica e inorgánicamente, de ahí a que vayamos a comprar hay un abismo”, matiza.

Prioridades estratégicas

Sáenz ve un segundo semestre “similar” al primero, y el Santander seguirá dando prioridad al reforzamiento del balance, al crecimiento de los ingresos por encima de los costes y a mantener la posición entre los mayores bancos del mundo por beneficios antes de provisiones. No espera una mejora sustancial de resultados en 2013, sí en 2014.

El director financiero, José Antonio Álvarez, insiste en la diversificación como “principal fortaleza” del grupo. España sólo aporta el 14% del beneficio, frente al 26% de Brasil, el 13% de Reino Unido, el 12% de México, el 10% de Estados Unidos, el 6% de Chile, el 6% del resto de Latinoamérica, el 5% de Alemania, el 4% de Polonia, el 2% de Portugal y el 2% del resto de Europa.

Para seguirnos en twitter:  @diarioabierto
Para seguirnos en facebook:  http://www.facebook.com/diarioabierto

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.