Coco Noir de Chanel

12/09/2012

diarioabierto.es. En 1984 vio la luz Coco, una suntuosa combinación de madera, resinas, flores, especias y frutas A continuación, en 2001, surge Coco Mademoiselle, un soplo de aire fresco con un radiante halo de flores y frutas. En 2012, es el turno de Coco Noir: una gran obra maestra barroca bañada de nocturnidad.

En Venecia, ciudad de recuerdos y de promesas, Gabrielle Chanel descubrió que podemos renacer. Había ido a esta ciudad para llorar al único hombre que había amado, Boy Capel.

Entendió que no le gustaba la afectación, ni en el vestir ni en la forma de ser y recuperó fuerzas descubriendo la ciudad y las maravillas que ofrecía. Venezia le dio fuerzas y ella tomó sus referencias futuras. Jaques Polge, el nariz que ha creado Coco Noir, las recupera y crea la nueva fragancia.

Nota de Pomelo
Bergamota de Calabria
……………………..
Esencia y Absoluto de Rosa
Absoluto de Jazmín
Nota de Narciso
Hoja de Geranio Rosado
……………………..
Haba Tonka de Brasil y de Venezuela
Pachuli de Indonesia
Sándalo de Nueva Caledonia
Vainilla Borbón
Incienso de almizcle blanco

Como si de un palacio veneciano se tratara, el frasco de Coco Noir alberga una vida secreta y tras su fachada reciamente aristocrática. Negro, lisa y profunda.

Para que una mujer domine la seducción, debía tener como principales aliados al misterio y a la luz. Perfeccionó así su ecuación particular de oscuridad y brillo, de profusión y comedimiento, frente al mero exhibicionismo y el lujo verdadero frente a la vulgaridad. De este viaje al borde de Oriente, se quedó con la elegancia del arte bizantino.

Según Jacques Polge, la esencia de este perfume radica en su fondo de madera y en sus notas almizcladas, al igual que las especias caracterizan a Coco y el Jazmín fresco a Coco Mademoiselle. Como el terciopelo negro de un artesano de Venecia. El fondo de Coco Noir cuenta con sendas notas de sándalo, vetiver, incienso, pachuli, vainilla, haba tonka y almizcle… Una profusión que, gracias a sus excesos, se ilumina y ordena de modo perfecto.

La frescura especiada de la pimienta rosa y del pomelo tiñen las notas iniciales de rosa Tiépolo. A continuación se sucede la sensual brisa de un fresco corazón conformado por jazmín, rosas y narcisos, turbador y elegante. Finalmente, las notas nos transportan al legado y nos recuerdan lo que un perfume debe a la mujer y lo que una mujer se debe a sí misma: es el cedro, que impone su personalidad altiva sobre maderas y bálsamos más expansivos o la hoja del geranio rosado, cultivado en Grasse, que aporta un toque mentolado a la opulenta seducción de tan bellas flores.

Agosto de 1920 : En agosto de 1920, Gabrielle Chanel salió de Francia por primera vez para descubrir Venecia.
Fue un viaje salvador, tras la muerte de Boy Capel, que la sumió en una angustia infinita.
Con el paso del tiempo, sus visitas a Venecia pasarían a ser verdaderamente iniciáticas, bajo la protección de la pareja formada por José María y Misia Sert. Sus creaciones adoptarían un aire más nocturno y solar al mismo tiempo, más rico y elaborado.

Venecia y sus rituales : Misia Sert, gran conocedora de los rituales y las maravillas de Venecia, descubrió a Coco el Lido, la playa, las barcas. Por las mañanas, en pijama de algodón blanco y jersey de punto. Al mediodía, a la plaza de San Marcos y al Florian para terminar cenando o bailando por la tarde en las pequeñas tabernas o en algún palacio. Y una última copa en el Harry’s bar.

Las amistades: En Venecia, Chanel conoció a numerosos artistas como a Serge Diaghilev —creador de los Ballets rusos aunque también crítico de arte y, ante todo, mecenas de artistas—, el coreógrafo y bailarín Serge Lifar, el ilustrador Christian Bérard, el modisto Lucien Lelong y el escritor y libretista Boris Kochno, entre otros, con los que colaboró y entabló una sólida amistad.

Oro: Venecia, una ventana a Oriente, despierta en Mademoiselle Chanel el gusto por los colores opulentos que contrastan con el rigor depurado del blanco y negro. Allí contempla los dorados presentes en los mosaicos bizantinos de Torcello y de la basílica de San Marcos. En los palacios venecianos, admira los grandes espejos, las consolas barrocas con hojas doradas, las inmensas arañas de cristal de Murano con sus destellos dorados, brillantes y mates. Todo ello la inspiró años más tarde a la hora de tapizar las paredes de su apartamento de la rue Cambon con tela de yute dorada.

El León : Venecia es una ciudad cargada de símbolos. Símbolos que se hicieron con en el corazón y el alma de Mademoiselle Chanel. Ella, tremendamente supersticiosa y aficionada a los signos del zodiaco, encontró en Venecia un lugar que los reunía todos.El león, símbolo de la valentía y la fuerza de la ciudad de los Dogos, es el emblema protector de Venecia. Es omnipresente en la ciudad ya sea a modo de escultura, mosaico, grabado o pintura.Tal símbolo era tan importante para Gabrielle Chanel que, al haber nacido un 19 de agosto de 1883 bajo el signo zodiacal de Leo, coleccionaba efigies con esta forma y el león pasó a ser un sello biográfico atemporal en muchas de sus creaciones.

Los Códigos: Barroco, opulencia, excentricidad… estos aspectos de la personalidad de Mademoiselle van calando poco a poco en los códigos de la Maison.
Las cruces de Malta, las cruces griegas y los pavés de piedras en los mosaicos, todas las bellezas bizantinas de la ciudad pasarán de los monumentos a los brazaletes anchos y a los broches…

“La joya es un adorno. Algunas de las mías son tan bellas que me abruman. Es algo suntuoso, intrínsecamente bizantino. ¿Por qué todo lo que hago resulta bizantino?” (Gabrielle Chanel )

Para seguirnos en twitter: @diarioabierto https://twitter.com/diarioabierto

Para seguirnos en facebook: http://www.facebook.com/diarioabierto

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.