Jugando al dominó con mi nieto

22/10/2012

diarioabierto.es.

Estuve el otro día enseñando a mi nieto a jugar al dominó. Era un dominó infantil, de animales. Íbamos los dos colocando fichas. Y él veía con angustia que se iba quedando sin ellas. Cuando ya no era posible colocar más, a él le quedaban dos fichas y a mí cuatro. Se me quedó mirando reprochándome que yo tuviera todavía cuatro mientras él tenía sus dos solitarias fichas.

Le dije: Has ganado. Me miró y me contestó: Pero, abuelo, si sólo tengo dos. Tú tienes más. Le expliqué entonces que en este juego ganaba quien tuviera, al final, menos fichas en su poder. No entendía muy bien cómo era posible que quien menos tuviera, ganara, y el que contaba con más, perdiera. Pero enseguida se hizo a la idea con ese afán de los niños de ganar un juego.

Mientras oía a los responsables de los partidos, tras las elecciones gallegas y vascas, justificar la pérdida de escaños y su convencimiento de haber ganado las elecciones, me venía a la cabeza el asombro de mi nieto y su alegría al comprobar que con menos fichas, ganaba el juego. Todos han ganado, a pesar de quedarse con menos escaños.

No ha habido grandes autocríticas en las organizaciones políticas, que, en cualquier caso, se han soslayado buscando la responsabilidad en otras causas. Nunca en sus propios pecados: la abstención (que siempre vale para una cosa u otra), la ley D’Hont, o cualquier otra ajena e imponderable.

Yo no sé qué va a ocurrir ahora. No hablo ya de los análisis de tertulianos y analistas que han empezado a pedir cabezas como si con ello se solucionaran las cosas. Siempre he creído que no soy yo quién debe pedir la dimisión, pongamos, de Rubalcaba, porque, al fin y al cabo, ni soy militante ni me parece que ése sea mi problema.

Será el PSOE quién decidirá que debe hacer. Y si está dispuesto a sacrificar el cordero por el bien del pueblo. Más sospechosas son algunas figuras del PSOE que, como la ex ministra de vivienda María Antonia Trujillo, pedía, aún con el recuento de votos a medias, la dimisión de Rubalcaba.

No me parece a mí que sea Rubalcaba el culpable total. Y mucho menos Patxi López o Pachi Vázquez. Si se me permite una opinión, el PSOE debería ser más amplio en sus reflexiones y ver si estos resultados no tienen su origen en una política errática aplicada cuando el PSOE estaba en el poder. A ello habría que sumar lo que llaman desafección a una clase política por parte de los ciudadanos.

Bien es verdad que esa desafección se puede aplicar al PP. Por qué no es aplicable a los gallegos es algo que se me escapa. Probablemente tenga mucho que ver el hecho de que en este país hay una derecha clara y única que engloba desde el centro derecha a la derecha más radical, con lo que la dispersión de voto por esa ideología es prácticamente imposible. Y que, tradicionalmente, la izquierda (desde el centro izquierda a la más radical), siempre ha estado fraccionada y enfrentada ferozmente a sí misma.

No sé qué pasará. No creo que esto suponga, ni mucho menos, un espaldarazo firme a la política de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy. Sólo cuando lleguen las generales, podremos saber si es así y si a los españoles lo que nos pasa es que al final nos va la marcha.

Traemos hoy un poema de Mariano Crespo, de su libro recién publicado Bailando con Charlie Parker:

Político

Al alcance de tus manos

tienes todo el pastel y las medallas al mérito.

Los diplomas de conducta

y un biógrafo a sueldo

Pero no olvides que te votamos

para que compartieras las causas de nuestro insomnio.

No para que vendieras un sueño.

¿Te ha parecido interesante?

(+6 puntos, 6 votos)

Cargando…