Franco no daba risa pero aún así, se reían

03/12/2010

Lucía Martín.

En una cacería Franco se perdió en el monte y anduvo caminando solo hasta llegar a casa de un pastor que amablemente le invitó:

–  Pase usted don Claudio y considérese en su casa.

Franco se sentó hasta que llegó su escolta y se dispuso a marchar. El pastor lo despidió con deferencia.

–   A su disposición, don Claudio y vuelva cuando quiera.

–  ¿No sabe usted quién soy yo? preguntó Franco ya escamado.

–   Claro que lo sé don Claudio. Todo el mundo le conoce.

–   Entonces, ¿por qué me llama don Claudio?

–   Es que no me atrevo a llamarle Claudillo.

Hubo un tiempo en que la España que tocaba vivir no movía a risa… pero la población se reía igual, unos más que otros eso sí. De todos esos chistes y de ese humor esperanzado, a veces amargo e incluso, ingenuo, trata el libro del historiador (¡y ex militar!) Gabriel Cardona. Cuando nos reíamos de Miedo (Ediciones Destino) recupera los chistes de la época del Generalísimo para dar cuenta del escaso sentido del humor del régimen. También recopila los anuncios publicitarios de aquellos años como el de los sombreros Braye cuyo eslogan comercial era “Los rojos no usaban sombrero”, un argumento imbatible en la España de la posguerra.

Bromas sexistas, de madrileños chulos, de catalanes tacaños, de andaluces poco amantes del trabajo, chistes de “Iban un francés, un alemán y un español…” en los que el español siempre salía bien parado apareciendo como el más listo, un mensaje esencial para levantar el ánimo de la población en unos años en los que, sin duda, éramos de lo más desgraciados.

No deje de leer Cuando nos reíamos de miedo, tanto si vivió aquellos años como si solo los conoce a través de los libros de Historia y las hemerotecas. Es la historia del franquismo a través de un enfoque totalmente diferente, el de la risa.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.