González-Páramo alerta: “Sin crédito a las empresas no habrá recuperación”

19/12/2012

Miguel Ángel Valero. El presidente de AFI, Emilio Ontiveros, advierte de la “preocupante oligopolización” en la banca, y reclama financiación para los emprendedores

La presentación de la sexta edición de la “Guía del Sistema Financiero Español”, editada por Analistas Financieros Internacionales (AFI) con el patrocinio de Funcas, se convirtió en un alegato en favor del crédito a las empresas, sobre todo a pymes y a emprendedores. José Manuel González-Páramo, ex miembro de la Comisión Ejecutiva del Banco Central Europeo (BCE) y perteneciente al Consejo Académico de la Escuela de Finanzas Aplicadas de AFI, puso el dedo en la llaga: “El 80% de la financiación de las empresas españolas procede de los bancos. No hay ningún caso similar en toda Europa”. “No hay alternativa al crédito, sobre todo para las pymes, que no tienen acceso a otras fuentes de financiación”, argumenta.

González-Páramo augura que el crédito seguirá cayendo con fuerza en 2013 y que no lo habrá hasta que se vislumbre la recuperación de la economía. Las empresas tendrán que recurrir al crédito comercial (financiación por proveedores) o a financiarse a muy corto plazo. Pero se pregunta: “¿Podemos recuperarnos sin crédito?”. Y se contesta: “Es posible una recuperación sin crédito, pero no es deseable”.

Si no hay crédito, que no lo habrá, las empresas necesitan alternativas. González-Páramo reclama mejorar el mercado de titulización, sobre todo de préstamos a pymes, y crear canales alternativos de financiación empresarial, consolidando fórmulas como las sociedades de garantía recíproca (SGR), el Mercado Alternativo de Pagarés, el Mercado Alternativo de Renta Fija (ya anunciado por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos), el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), o el capital riesgo. “No tengamos problemas en copiar lo que funciona en otros países”, concluye.

El presidente de AFI, Emilio Ontiveros, también aprovechó la presentación de la “Guía del Sistema Financiero Español” para insistir en la necesidad de crédito. Pero desde un planteamiento totalmente distinto al de González-Páramo. Ontiveros reclama mecanismos de financiación “de la natalidad empresarial”, que combatan “la elevada mortalidad y la no natalidad de las empresas en España”. Porque “sin empresas, no hay futuro”.

También considera que la Sareb, el ‘banco malo’, “debe contribuir a una normalización de los mercados inmobiliarios, aportando una referencia de precios”.

 

Inflación de normativa bancaria

Ontiveros cree que “el temor a una crisis bancaria, a una situación que provoque el pánico entre los depositantes, ha desaparecido”. Critica la “inflación” de normativa bancaria y financiera, “como nunca hemos conocido”. Y considera que el “proceso de concentración sin precedentes” en el sistema financiero, con la reducción drástica del número de entidades y la desaparición de las cajas de ahorros, muestra una “preocupante oligopolización”.

En el prólogo a la “Guía del Sistema Financiero Español”, el presidente de AFI resalta que el sistema financiero español ha experimentado, desde 2008, “la más rápida transformación de su historia”. Ésta ha sido una respuesta, “no en todos los casos suficientemente anticipada”, a la “más severa crisis financiera y económica”. Explica que el rápido contagio a la eurozona de la crisis desencadenada en Estados Unidos por el derrumbe de las hipotecas subprime “sorprendió al sistema bancario español con un exceso de inversión en los activos inmobiliarios”.

Además, “las entidades bancarias españolas también fueron de las primeras en sufrir el impacto de las crecientes disfunciones de los mercados mayoristas de financiación”.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.