El alza de los precios aviva la pelea salarial en las empresas

14/09/2018

Luis M. del Amo. Los sindicatos preparan una hoja de ruta con sectores y firmas donde exigirán los 1.000 euros de sueldo mínimo pactados.

La inflación del 2,2% y la pérdida de poder adquisitivo están animando la reivindicación salarial. Los sindicatos, que vienen de firmar un gran acuerdo marco con los patronos, denuncian resistencias al nuevo salario minimo de 1.000 euros pactado con los empresarios en junio. Y mientras, en CEOE, se preparan para la marcha de Rosell con la única candidatura, de momento, de Garamendi para suceder al catalán.

Esta semana lo anunciaba el líder de CCOO Unai Sordo. Su central está detectando “resistencias” en algunas patronales a la hora de incluir los 1.000 euros de salario mínimo pactados por en junio por CCOO, UGT, CEOE y Cepyme, en los nuevos convenios colectivos.

La central trabaja ya en una lista de grandes convenios, listos para su renovación, y donde los negociadores sindicales extremarán el celo para que se incluyan los 1.000 euros de salario mínimo acordados en junio.

La reclamación sindical viene avivada por el comportamiento de los precios. En agosto, la inflación marcó un 2,2% anual, y los salarios permanecieron estancados en el 1,65% por segundo mes consecutivo, lo que señala una pérdida de poder adquisitivo de seis décimas; si bien es verdar, que, en los convenios nuevos – y no en las simples renovaciones – esta pérdida se modera a un par de décimas.

Juan Rosell, el líder de CEOE, recibirá a buen seguro esa ‘lista negra’ sindical. Sin embargo, no será responsabilidad suya esa negociación.

El catalán abandona en noviembre CEOE, tras agotar con un doble mandato el límite de ocho años al frente de la empresarial. Y de momento no se perfila otra candidatura que la de Antonio Garamendi para sucederle.

Esta semana, Garamendi, presidente acutal de Cepyme, y rival del propio Rosell en la disputa por la presidencia de CEOE cuatro años atrás, dio un paso adelante y anuncio su candidatura para presideir la patronal.

Aunque el plazo acaba en noviembre, de momento no aparecen rivales para el vasco, después de que, en algunas fuentes, se diera por hecho esta semana que Gay de Montellà, de Foment del Treball, y Juan Pablo Lázaro, de la CEIM, no concurrirán finalmente a las elecciones de 2018 en CEOE.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…