El vermut se va al cine

16/11/2018

Miguel Ángel Valero. La Hora del Vermut propone un singular viaje por tres rodajes de película, en las que esta bebida adquiere un merecido protagonismo.

La Hora del Vermut, la original taberna especializada en esta bebida de la calle Fernán González, 48, de Madrid, impulsada por José Manuel Santander y Hans-Peter Redhammer, ha encontrado en el séptimo arte una forma de fomentar el consumo de este manjar. «Tras la estela del Vermut»  repasa las escenas y anécdotas más curiosas de tres rodajes, en los que el vermut se torna el protagonista, a través de sus actores.

Martini, agitado, no revuelto

El primer pase es el clásico «Martini», que aparece en las películas de James Bond, pero también en «Sáhara» o en «La Reina de África», entre otras. El cóctel favorito de Bond, James Bond, «agitado, no revuelto, please», lleva ginebra, vermut seco, vodka y hielo. La bebida puede ser decorada con una aceituna o con limón. Es el cóctel más común y popular, famoso gracias al agente 007, quien siempre bebe un vodka Martini.

Humphrey Bogart fue otro de los grandes fans declarado del combinado “Martini”, hasta el punto de beberlos con regularidad durante los rodajes. Entre las anécdotas más extendidas de este actor, está la que afirma que su tercera mujer se encargaba de llevar cada día un termo con vermut helado al rodaje de ‘Sahara’. Otra cuenta, que Bogart eludió el malestar intestinal que sufrieron todos los implicados en el rodaje de ‘La Reina de África’ bebiendo Martinis en lugar de agua.

El Negroni de Cagliostro

Ya bien asentados en la sala, llega la segunda tanda de «Tras la estela del Vermut», con otro clásico, el Negroni. Lleva su nombre porque el conde Camilo Negroni fue su inesperado creador al pedir su americano con ginebra, en lugar de la ortodoxa soda.

Pero quien popularizó el Negroni fue, por supuesto, otro actor. Éste, también director. Orson Welles hizo famoso el cóctel y lo llevó más allá de las fronteras italianas durante el rodaje de la película «Cagliostro». Allí desarrolló un gusto especial por esta combinación de ginebra, campari y vermut.

El genial cineasta declaró en una entrevista para un periódico estadounidense que el vermut era excelente para el hígado, mientras que la ginebra no tanto, por lo que juntos conformaban la bebida perfecta.

Un cóctel para seducir

El vermut es un aperitivo. Y en muchos cines, también en el teatro, era muy habitual que, antes de la sesión habitual, hubiera un pase especial de calentamiento.

En uno de estos pases, encontramos a Phil Connors, llevado a la pantalla por Bill Murray en «Atrapado en el tiempo». No sabe cómo hacer para que su bella compañera Rita se enamore de él. Así que decide intentar seducirla afirmando que su bebida favorita también es el vermut dulce on the rocks decorado con un rizo de piel de limón. Y que ésta le transporta a las puestas de sol en Roma.

Como la bebida, el personaje triunfó.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.