Este altavoz inteligente entrena la memoria de las personas mayores

02/12/2019

Marta Villalba. Se llama Gerius y guía a la persona mayor, que no dependiente, para realizar los ejercicios de memoria y concentración. Los familiares pueden conocer los resultados para detectar deterioro cognitivo.

El mercado de los altavoces inteligentes es todavía incipiente, pero crece a toda velocidad: un 44,9 % en el tercer trimestre con 28,3 millones de unidades vendidas en todo el mundo, según datos de la consultora Canalys. Y promete aumentar mucho más, teniendo en cuenta la utilidad que pueden llegar a tener más allá de poder controlar el hogar inteligente e informarnos puntualmente cada mañana del tiempo y las noticias, entre otras funciones habituales. Nos referimos a dispositivos como Gerius, que nacen con un fin muy específico: asistir a personas mayores de distintas maneras.

Desarrollado por la empresa española Syntonize, Gerius no es un dispositivo médico y tampoco está orientado a personas dependientes. A diferencia de los altavoces de Google o Amazon, este viene con una serie de servicios y características específicamente diseñadas para personas de edad avanzada. En diseño es muy parecido al Echo Dot de Alexa pero nada que ver en las funciones.

El altavoz permite tres funciones. Una de ellas, establecer recordatorios por voz, periódicos o puntuales, que les recuerden cuándo tomar la medicación, quitar del fuego la olla o acudir a la consulta del médico. Estos avisos pueden configurarse directamente hablándole al dispositivo o a través de la aplicación para el smartphone vinculada al altavoz. Es decir, que cualquier familiar puede establecer estos recordatorios desde su teléfono.

A través de Gerius, la persona mayor también va a poder generar una alerta por voz en caso de alguna emergencia, por ejemplo, una caída o en caso de que se encuentre mal. Al pedir ayudar con su voz, el altavoz contacta con un servicio de emergencia proporcionándole todos los datos de la persona mayores, desde su identidad hasta su localización.

Ahora mismo, el dispositivo lanza una alerta a todos los móviles que están asociados al altavoz, es decir, a los de los familiares, a quienes les llegaría un mensaje pidiendo ayuda. Pero la idea es que la alerta llegue a un servicio de emergencia (tipo 112 o cualquier otro).

Y el tercer uso que actualmente ofrece el dispositivo es el entrenamiento mental a través de ejercicios sencillos con los que, además, es posible detectar de forma temprana el deterioro cognitivo. El dispositivo propone, a diario, hacer varios ejercicios, que son de tres tipos: de memoria a través de palabras (el altavoz dice varias palabras para ver cuántas recuerda), de matemáticas (cuentas sencillas para hacer de cabeza) y otra de lenguaje que son palabras o frases complicadas que debe repetir al momento. Los familiares tienen acceso a los resultados del entrenamiento a través de la aplicación en el teléfono.

Son ejercicios sencillos, desarrollados por psicólogos, que se han adaptado para la interacción oral. “Queremos ponerles un sello de confianza y certificarlos de alguna manera. Estamos hablando con universidades para que los avalen científicamente”, aclara David Gallardo, director técnico de Syntonize, compañía especializada en el desarrollo de software y transformación digital.

Si estabas pensando ya en regalárselo a alguien en Navidad, tendrás que esperar. El producto todavía es un prototipo. “Estamos en la fase de ver cómo se va a comercializar, en qué formato y buscando las alianzas para sacarlo al mercado asociado a algún servicio. Llevamos casi 6 meses de conversaciones con distintas empresas a las que les puede interesar y está previsto que antes del segundo trimestre del año 2020 esté en el mercado, no sé si con este nombre o con otro”, explica Gallardo. Y añade: «Ahora mismo no está en los planes que se pueda comprar directamente, pero el mercado de los smart speakers acaba de empezar. Yo creo que va a haber mercado para hacer tareas muy concretas, porque interactuar con la voz es algo muy natural”.

Así que por el momento no lo van a vender directamente al consumidor, sino a través de empresas, por ejemplo, aseguradoras, operadoras de telefonía o de seguridad. “La idea es ir de la mano de un partner que lance el producto, que lo promocione con su red de ventas y que lo venda como un servicio de valor añadido a los productos que ya ofrece. El altavoz sería gratuito para el usuario, que tendría que pagar solo una suscripción de menos de 10 euros”, aclara Gallardo.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.