La incorporación de tecnología móvil a los colegios no se debería frenar

22/01/2020

Silvia Leal, presentadora en La 2 de TVE.

Es útil para aprender y asegurar la empleabilidad.

Todos sabemos que el sistema educativo necesita una profunda transformación, no sólo para poder aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías durante el proceso de aprendizaje, también para que sea capaz de preparar a nuestros hijos ante un mercado laboral aún incierto. Sin embargo, la llegada de los dispositivos digitales ha provocado una doble corriente de opinión.

Por un lado está la visión de quienes consideran que los niños tienen demasiada tecnología en su vida y que lo mejor para ellos es que los alejemos de ella en el colegio. Apuestan por defender a ultranza la educación de toda la vida, entre otros motivos, por problemas como las adiciones a la tecnología. Se aferran a diversos argumentos: “¿Para qué enseñar más tecnología en los colegios si son nativos digitales? ¡No les hace falta! ¡Es otra generación..!”

De otro lado, encontramos la opinión de quienes consideran que el mundo es digital y que, si queremos preparar a los chavales para el futuro que los espera, lo mejor que podemos hacer es incorporar tecnología al máximo durante las clases. Pero ¿quién tiene razón?

Imagen: Tamarcus Brown (obtenida en unsplash.com y modificada).

Por desgracia, el estilo de vida de los escolares ha cambiado tanto que muchos de ellos ya dedican más tiempo a sus dispositivos electrónicos que a jugar con amigos. Por ese motivo, en Francia se ha tomado una decisión drástica, prohibiéndose por ley en 2018 el uso del teléfono móvil en los colegios a menores de 15 años. Entre las razones se argumentaron un efecto negativo sobre la capacidad de concentración, la reducción del ejercicio físico durante los recreos y su contribución a la construcción de un mal clima en el centro.

Sin embargo, no son las únicas preocupaciones que han llegado con las tecnologías. La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación, el Medioambiente y el Trabajo de Francia ha advertido igualmente sobre los efectos nocivos de una exposición excesiva a los dispositivos digitales, tales como ordenadores, tablets y smartphones, por el impacto de la luz azul sobre el ritmo circadiano y la retina.

Los seres vivos estamos sujetos a ritmos circadianos, relojes biológicos que regulan nuestro cuerpo durante el día y la noche. Estos ciclos se ven condicionados, sobre todo, por la luz y la oscuridad y, por esa razón, el uso excesivo de los dispositivos móviles puede desencadenar trastornos del ritmo circadiano resultantes de un retraso en la segregación de melatonina, un problema que podría llegar a afectar, entre otros, al sueño, la temperatura corporal, las hormonas y el apetito. Por si fuera poco, estudios recientes de laboratorio están alertando de que la exposición excesiva a la luz azul puede dañar las células fotorreceptoras de la retina. Por ello, aunque muchos aparatos ya permiten controlar la emisión de esta luz minimizando los riesgos, el peligro sigue estando ahí.

La otra realidad es que tenemos un sistema educativo que no funciona, pero también unas tecnologías que pueden cambiarlo, por fin, preparadas para ofrecer a nuestros hijos las competencias personales y profesionales que se les van a exigir. De hecho, debo aclarar que no es lo mismo saber utilizar un dispositivo móvilcon gran agilidad y destreza que ser digital o saber programar.

Se dice que la programación será el lenguaje del siglo XXI. Y en un futuro no muy lejano, un analfabeto no será quien no sepa leer ni escribir, sino aquel que no sea capaz de programar o entender los lenguajes de programación. La programación es en muchas partes del mundo una asignatura pendiente. Y es una deficiencia para aquellos sistemas escolares que ignoran la existencia de abundante evidencia científica que muestra que programar aumenta la imaginación y la creatividad, las habilidades socioemocionales de los niños, su capacidad de comunicación y la predisposición al trabajo en equipo.

Por todo ello, cada vez son más las voces que piden que se incluya desde las edades más tempranas, aprovechando que niños y niñas son como esponjas. Por esa razón, habrá que establecer medidas correctivas si en su vida personal lo usan en exceso, pero esto no justifica que se les deje de formar en estas competencias y conocimientos que en el futuro determinarán su empleabilidad. De hecho, restringir completamente el acceso a todos estos dispositivos a la infancia puede ser un agravante frente a una posible adicción, dado que, tarde o temprano, utilizará uno de estos aparatos con un amigo, familiar o un compañero, con un efecto rebote que podría llegar a ser mucho peor de lo que jamás se hubiera podido esperar.

Por esa razón, he querido aclarar que en el caso de Francia no se han prohibido los móviles durante el proceso de aprendizaje, sino el uso en las clases fuera de fines académicos. Son dos cosas muy distintas que demuestran que la incorporación de tecnología a los colegios no se debe frenar; se debe hacer de forma controlada, bajo objetivos de aprendizaje concretos y asegurando un uso responsable. Hacerlo así permitiría además la potenciación de un mayor interés por la ciencia y la tecnología entre los chavales, una asignatura pendiente en muchos países, entre los que se encuentra España.

Silvia Leal, divulgadora científica, autora de libros sobre innovación tecnológica y conferenciante, presenta en La 2 el programa La cuarta revolución.

Experta en transformación digital, Silvia Leal es doctora en Sociología, licenciada en Ciencias Económicas y una apasionada de la tecnología. Reconocida como una de las diez expertas más influyentes de España, es mentora del Human Age Institute, conferenciante y asidua colaboradora en medios de comunicación. Autora de los libros e-Renovarse o morir (LID Ed., 2015) y No te vas a morir. Impacto de la robótica y la inteligencia artificial sobre nuestra vida personal y profesional (Ed. Círculo Rojo, 2017), Silvia Leal es divulgadora científica y experta en tendencias de futuro. Desde el pasado 11 de enero, es la presentadora de La Cuarta Revolución, una serie de entretenimiento con formato de docushow que se emite cada sábado, a las 11:25, en La 2 de TVE. Compuesta por siete episodios, en esta serie ella muestra el futuro a partir de sus distintas experiencias por el mundo.

Más información
⇒ Leer esta Entrevista con Silvia Leal sobre reclutamiento de empleados mediante el uso de la inteligencia artificial
⇒ Seguir en Twitter a @slealm, a @la2_tve y la etiqueta #LaCuartaRevolución

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…