El textil prolonga su división sindical durante la convención Euratex en Valencia

22/10/2018

Luis M. del Amo. El cierre en falso del convenio colectivo perpetúa el enfrentamiento de CCOO y UGT durante el congreso europeo del sector.

Unos salones de bodas serán escenario del divorcio. El enfrentamiento que separa a los dos principales sindicatos del sector textil, especialmente potente en Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana, con 100.000 empleados en todo el territorio nacional, y que se dispone a escribir el miércoles un nuevo capítulo en la historia de su desunión.

Delegados de Comisiones Obreras (CCOO) viajan mañana hacia Ontinyent, en Valencia, donde el miércoles se celebra Euratex 2018, una importante convención europea que reúne a 200 empresas del sector de todo el continente, y cuya organización ha recaído este año a España, en su séptima edición.

Sin embargo, los representantes europeos hallarán pocos signos de unión en los jardines del conocido salón de bodas La Clariana ubicados en el municipio valenciano. En su lugar, una sonora pitada, propinada por los representantes de CCOO – el sindicato que se atribuye la mayoría sindical en el sector – acompañará el recibimiento de los congresistas, llegados para hablar sobre la forma de cooperar para modernizar la fabricación de prendas y textil en Europa, y que cuenta en nuestro país con destacados representantes como Inditex, Adolfo Domínguez o Pronovias.

La protesta, organizada por Comisiones Obreras, busca la manera de llamar la atención sobre un asunto. La firma de un acuerdo salarial, que el sindicato no suscribió, entre la UGT y las patronales del sector el pasado mes de septiembre.

Un acuerdo que supone un cierre en falso de la negociación del convenio colectivo del sector. Y que, al desmarcarse CCOO – que se atribuye la mayoría en el sector, frente al 35% de representatividad que, dicen, atesora UGT – no goza de eficacia general, como sí tienen los convenios colectivos en España, sino que deben ser los trabajadores quienes se adhieran.

La discusión que ha separado a UGT y CCOO tiene que ver con los salarios. El acuerdo del textil entre las patronales – Agrupación Española del Género de Punto, Ateval, Apoyfide, Intertextil, Fedecon, Texfor y Unifam – y la Unión General de Trabajadores prevé una subida salarial del 2% en 2018, y del 2% en 2019, y del 1,8% en 2020; insuficiente para CCOO, y que prolonga, según este último sindicato, los salarios de “miseria” en un sector acostumbrado a la precariedad, afirman.

De momento ambos sindicatos han limitado los daños al sector del textil. Pero el problema de fondo afecta a un acuerdo que fue compartido por ambos sindicatos. Y que arrastra graves problemas para su puesta en marcha.

Se trata del cuarto Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), firmado en julio, y que instituyó un camino de subidas salariales de entre el 2% y el 3% para los próximos tres años, empezando por este 2018; así como un salario mínimo por convenio de 14.000 euros, en catorce pagas; es decir, 1.000 euros mes.

Un pacto que está encontrando numerosas resistencias para arrancar, como denunció recientemente el líder de CCOO, Unai Sordo. Y que está movilizando al sector del comercio de la provincia de Toledo por la negativa de los empresarios a trasladar a sus convenios el acuerdo confederal.

Sin embargo, hasta ahora, estas resistencias venían del lado patronal, singularmente en Castilla-La Mancha, Asturias y Castilla y león. La novedad es que el conflicto del textil supone un jirón en la unidad sindical.

Tal y como se verá este miércoles en la convención europea en Valencia, adonde tiene previsto acudir el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, entre otras personalidades.

Fuentes de CCOO cifran en 2.000 delegados el número de manifestantes que el sindicato tiene previsto desplazar, en una veintena de autobuses, procedentes de toda España.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.