Volkswagen y sus desafíos en 2016

22/07/2016

Motor Lobby.

VW-paño

A pesar de los buenos resultados económicos del primer semestre del año, la firma alemana se enfrenta a nuevas indemnizaciones por el dieselgate y su directiva analiza los efectos del brexit en el segundo mayor mercado de automoción de la UE.

Volkswagen está enfrentándose a sensaciones encontradas en el año uno tras el dieselgate, el escándalo de emisiones de dióxido de carbono que amenazó a la empresa automovilística alemana incluso con la quiebra y de la que, sin embargo, parece que poco a poco se va recuperando. Aunque, eso sí, ello no quiere decir en absoluto que todos los problemas ya sean agua pasada para Volkswagen, ni mucho menos.

Las mejores noticias para la compañía con sede en la ciudad alemana de Wolfsburgo han sido los resultados económicos de la primera mitad del año 2016, en los que el gigante automovilístico ha conseguido un aumento en los beneficios de 7.500 millones de euros, casi un 7% más respecto al año anterior. Una nota optimista que sin duda ha producido un efecto contagio en muchos otros valores de los mercados europeos, que se mostraban en clara alza tras una semana de dudas. En particular, los resultados de Volkswagen fueron especialmente bien recibidos por los inversores, ya que tras el anuncio de los resultados semestrales las acciones de la compañía cotizaron un 5,80% al alza en la bolsa de Frankfurt.

El anuncio de estos resultados demuestra que el plan de su nuevo CEO, Matthias Müller, está dando sus frutos, bajo el que se plantea una reducción de los costes anuales de la firma de al menos 8.000 millones de euros hasta 2025. Müller, proveniente de la filial Porsche, vino a sustituir a Martin Winterkorn tras el escándalo de las emisiones del pasado año.

grupo-VAG

Pero como apuntábamos antes, está siendo ésta una época de sensaciones encontradas para el grupo Volkswagen ya que, así como los resultados de ventas han sido positivos, la compañía cuenta con dos frentes abiertos poco esperanzadores. El primero es el aumento del gasto en indemnizaciones y multas por el caso de las emisiones, que ya tuvo que ser aumentado recientemente en 2.200 millones de euros y que, además, debe afrontar ahora el hecho de que tres nuevos estados norteamericanos, Nueva York, Maryland y Massachusetts, quieran encausar a la compañía alemana tal y como hizo California. Algo que supondría un gasto aún mayor del esperado y que se podría uir, también, a otros gastos a mayores provenientes de los casos abiertos en Europa.

El caso es que de los 16.000 millones destinados por la compañía en un principio al pago de estas multas, 14.700 ya han sido utilizados tan solo en los Estados Unidos, lo que ha conllevado a que se superen las primeras expectativas de la compañía sobre el posible gasto en esta disyuntiva.

Pero, además, no este el único problema al que se enfrenta la firma que dirige ahora Matthias Müller, sino que hay otro, exterior en este caso, que amenaza también a los números de la compañía: el siempre presente ‘Brexit’. Y es que el británico es el segundo mayor mercado de vehículos en la Unión Europea, y la desaceleración económica que se espera conlleve la salida de Gran Bretaña de la Unión puede suponer un descenso enorme en la demanda de coches. De hecho, los analistas de Deutsche Bank esperan que las ventas de vehículos en Reino Unido desciendan hasta un 12% durante 2017, algo que podría suponer un nuevo y duro varapalo para los inversores de Volkswagen y, por extensión, a muchos otros valores de las bolsas europeas.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…