Dedicado a Moody’s

24/03/2011

Miguel Larrañaga. 24-03-2001

Nos despertábamos con el peor de los escenarios posibles y particularmente malo para el Ibex, pero el mercado ha dado una lección de no se sabe muy bien qué, aunque trataré de explicarme.

Nada menos que treinta bancos y cajas de ahorros españolas fueron degradados de un plumazo por la innombrable agencia de «rating» reconvertida en paladín de las emisiones seguras (será que lo de las «subprime» les ha dejado tocados).

Igual da que el Banco de España pormenorice entidad por entidad qué necesidades reales de capital precisan, que a estos se la reflanflinfla (y perdón por la expresión, pero no hay otra más gráfica). Siguen erre que erre con sus rebajas de todo lo que huela a español y financiero y hasta el comisario Almunia empieza a estar harto de ellos.

Pero esto noe ra todo. También teníamos a Portugal. Sin gobierno, sin plan de ajuste y, por el momento, sin plan de rescate comunitario. Y otra innombrable agencia de calificación, esta vez Fitch, se desayunó rebajando dos escalones el «rating» de nuestros vecinos, aunque con esta decisión no me meteré. Parece hasta razonable después de que las politiquerías de andar por casa hayan triunfado sobre la política de Estado.

Un panorama desolador y si nos atenemos a los precedentes, caída segura y en picado. Pero no. La apertura fue mala de solemnidad, pero ahí quedó todo. Salieron los cobardes y los que quedaron decidieron que ya basta y que es hora de demostrar que España no es Portugal.

A ello se pusieron con entusiasmo todos los índices europeos. Que otro país del euro esté al borde del rescate debería haber barrido del mapa a todos los índices, pero esta vez el Dax dijo no y tocó generala. Y los soldaditos obedecieron. Menos mal que el índice alemán ha estado aletargado estos últimos días, que si le cogen en buena forma lo mismo nos regala una subida histórica.

El caso es que ni con el petróleo subiendo, ni con el euro fortalecido (inentendible pero es así), ni con todo el viento en contra fueron capaces de dar al traste con las ganas de subir de los mercados europeos y poquito a poco, incluso remontando una apertura en Wall Street que no pintó nada bien, las Bolsas hicieron lo que tenían que hacer: un corte de manga a Moody’s.

Al cierre, para mayor escarnio de los innombrables calificadores, el Dax avanzó un 1,90%, el FTSE un 1,47%, el CAC un 1,41% y el Ibex un 1,11%. Estaba claro que hoy el Ibex iba a tener que sufrir, pero cerrar con una vance de más del 1% es un auténtico triunfo en las circunstancias en que se consiguió. Chapeau.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.