Probamos el nuevo Renault Clio, que tiene alma de compacto

23/09/2019

Motor Lobby - Borja Fadón.

La quinta generación del urbano de Renault llega con pocos cambios en diseño que esconden un modelo con el 100% de piezas renovadas, mucha tecnología de segmentos superiores y una calidad percibida nunca vista en la marca.

A punto de cumplir 30 años de vida comercial y con dos premios al mejor coche del año a sus espaldas, el Renault Clio es uno de los pilares de la gama del fabricante francés. Es un modelo del que ha vendido más de 15 millones de unidades, 1 millón de las cuales ruedan por las carreteras españolas. En su momento dio el relevo a todo un emblema como era el Renault 5, y ahora llega en un momento en el que la automoción está sometida a una revolución no vista en décadas, así que sobre el recae la responsabilidad de elevar la percepción de marca de Renault.

En sus apenas 4m de largo la quinta generación del Clio condensa todo el saber hacer de la marca, y aunque su aspecto es muy parecido a la anterior variante, demasiado incluso, el nuevo modelo estrena plataforma y todas las piezas de su carrocería son nuevas. Es por ello que es incluso un poco más corto pero mejora todas las cotas de habitabilidad, con 2cm más para las piernas de los pasajeros traseros y 60 litros más de maletero, que cubica unos nada pequeños 390 litros.

Este Clio de quinta generación se ha desarrollado sobre una nueva plataforma modular de la alianza Renault Nissan, denominada CMF-B y creada en el tecnocentro de Guyancourt. Ahorra 50 kilos de peso y es más rígida y segura, mientras que tiene una menor señal acústica en orden de marcha y consigue un coeficiente aerodinámico de 0,30Cx que es el mejor de su segmento. Una vez en marcha el rodar y las sensaciones percibidas son de compacto, no de coche urbano, y tanto el dinamismo como el confort a bordo han mejorado enormemente.

El Clio es un modelo clave en el plan Drive the Future (2017-2022) del Grupo Renault, uno de cuyos pilares es la electrificación. Este modelo estrena una variante ‘full hybrid’, basada en la tecnología E-TECh que llegará en 2020 y consigue ahorros de hasta el 40% en uso urbano. Después se incluirá en el resto de modelos de la gama. Las mecánicas de lanzamiento son un tricilíndrico atmosférico 1.0 SCe de 75CV y vocación urbana; el tricilíndrico 1.0 TCe turbocomprimido de 100CV, y el novedoso tetracilíndrico 1.3 TCe FAP de 130CV de potencia asociado a la caja automática EDC de 7 relaciones, un motor muy lleno y de tacto delicioso. En diésel, el 1.5 Blue dCi de 80 y 110 CV va fundamentalmente enfocado al mercado de empresas.

El Clio destaca también por introducir las ayudas a la conducción autónoma en un vehículo urbano. Renault lo ha llamado «Highway & Traffic Jam Companion» y equivale a un nivel 2. En el interior, la consola central está dominada por una pantalla multimedia de 9,3 pulgadas que parece una tablet y que se complementa con una pantalla digital de hasta 10 pulgadas en los relojes del cuadro. A los mandos, de nuevo el ajuste y la calidad de los materiales sorprenden por su fenomenal factura. El nuevo Clio arranca de momento en 15.600 euros con las campañas de lanzamiento, y se puede sumar la rebaja por financiación. Cuando llegue el modelo más básico el “precio de ataque” bajará.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…