Hyundai N, una gama para entendidos

24/09/2021

B.Fadón.

La familia N de Hyundai sigue creciendo con la llegada del Kona más prestacional, un SUV urbano como no hay otro gracias a sus 280CV y una puesta a punto que lo convierte en un matagigantes.

Cada día tengo más claro que el modelo de negocio de Hyundai Motor será un caso de estudio en las mejores escuelas de negocio en el futuro. Es sin duda alguna la marca que más ha evolucionado en los últimos 20 años, la que ofrece los productos más completos e interesantes ahora mismo, siendo la única que pone las cinco tecnologías de electrificación al alcance del gran público, con modelos tan revolucionarios como el Nexo de pila de combustible de hidrógeno o el Ioniq 5, uno de los eléctricos puros más avanzados del mercado.

Pero lo más sorprendente de Hyundai es que su foco en la eficiencia y las nuevas tecnologías lo plantea sin renunciar a la pasión de la conducción tradicional, esa basada en motores de combustión de altas prestaciones y que la marca coreana defiende con el mismo ahínco con su división dedicada a la competición y a los coches deportivos, Hyundai Motorsport. Sus productos se identifican con la N, de Namyang y de Nurbürgring , los dos centros técnicos donde se desarrollan los modelos N-Performance y que son los responsables del fenomenal setup del que hacen gala.

Y esta familia N está de estreno, pues a la renovación del ya icónico i30N, complementada con su hermano pequeño, el divertidísimo i20N, ahora hay que sumar la llegada del Kona N, que convierte al SUV urbano de Hyundai en un verdadero hothatch de 280CV con un delicioso tacto, una capacidad de aceleración soberbia y una estética y acabados que lo convierten en un verdadero capricho para entendidos. Para probar las verdaderas capacidades de estos tres modelos, Hyundai nos ha citado esta semana en el madrileño circuito del Jarama, un trazado exigente que nos ha permitido explorar los límites de unos modelos que se han convertido ya en referencias de sus respectivas categorías.

El i30N llega con nuevos detalles de diseño exterior, nuevos asientos deportivos y un sistema de infoentretenimiento renovado con más opciones. Otra de las novedades, tanto en versión 5 puertas como Fastback, es la posibilidad de pedirlo con el cambio automático N DCT de doble embrague con 8 velocidades para el nivel de potencia Performance, que ahora llega a los 280CV frente a los 250CV de la variante normal. Su comportamiento es ahora incluso más efectivo, resultando más divertido y rápido que modelos más potentes gracias al ajuste dinámico que tiene. Y todo con un sonido embriagador.

El i20N por su lado revive lo mejor del espíritu GTI en formato pequeño, erigiéndose en gran rival del Ford Fiesta ST, referencia en lo que a deportividad se refiere entre los modelos urbanos. Su motor de 4 cilindros turbo, de 1.6 litros y 204CV asociado a un cambio manual de 6 relaciones y maridado con un diferencial autoblocante mecánico hacen de este pequeñín un verdadero juguete irresistible. Es la puerta de entrada al universo N, pero consigue transmitir toda su esencia gracias a sus apenas 1.200Kg, que lo hacen un coche enormemente ágil y en permanente comunión con el conductor.

El Kona N llega por su parte para terminar de diferenciar por completo la familia N, pues no hay otro SUV generalista en el mercado que ofrezca más por menos, ya que el Ford Puma ST no puede competir con su poderío y calidad. El chasis rebajado y puesto a punto en Nürburgring unido al mismo motor que el Hyundai i30 N Perfomance, es decir el 2.0 T-GDI de 280CV, convierten al Kona N en un matagigantes. De serie monta el cambio automático de doble embrague y 8 relaciones DCT8 desarrollado en exclusiva por la marca, que se caracteriza por su rapidez y por un funcionamiento cuando se usan las levas que calca a una caja manual.

El Kona N es capaz de acelerar de 0 a 100 en sólo 5,5 segundos y puede alcanzar los 240 km/h. Monta el mismo diferencial con gestión electrónica que el i30 N Performance el cual le aporta un nivel de tracción impensable en un SUV de tracción delantera y consigue no echar en falta la tracción integral. Además, a los modos de conducción comunes de la gama N: Eco, Normal, Sport y N, el Kona N añade unos específicos para firmes deslizantes con los que saca a relucir su lado más versátil.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...