Probamos la BMW R18 Transcontinental, una máquina para viajar

08/10/2021

Motor Lobby.

Con una estética clásica que enamora, el motor bóxer más grande jamás fabricado por BMW y un equipamiento tecnológico y de confort de primera esta moto invita a hacer kilómetros por placer.

En un mundo en el que la electrificación ha cobrado un protagonismo que todo lo eclipsa en lo que a movilidad se refiere, es un alivio comprobar que una marca como BMW es capaz de presentar una propuesta tan clásica como emocionante. La R18 Transcontinental es una moto desmesurada, enorme en toda su extensión, desde su tamaño a su motor pasando por el placer de conducción que es capaz de ofrecer basándose en atributos que pensábamos olvidados, como es un sonido que engancha con cada pistonada.

La BMW R18 Transcontinental es una moto pensada para viajar con un concepto muy del gusto americano, que agasaja al pasajero con un espacio de primera clase en el que disfrutar del paso de los kilómetros con una buena banda sonora gracias a su exclusivo equipamiento, en el que no falta un equipo de sonido Marshall con 6 altavoces que suena de maravilla. Y eso que el protagonista de la experiencia es el motor, que es el bóxer más grande jamás creado por Motorrad para una moto con sus 1.800cc de cubicaje.

Esta mecánica, con sus 90CV y sus 160Nm de par pide una conducción basada en la fuerza más que en la potencia, y lo envuelve todo con un sonido embriagador que cumple la norma Euro5. Alojado en un chasis de doble cuna y soportado en unas suspensiones de corte clásico, por no mencionar sus más de 400kg de peso, la conducción que pide la BMW R18 Transcontinental es pausada para los estándares europeos, más propia de las interminables rectas americanas, situación donde su control de velocidad activo (Dynamic Cruise Control) será el mejor aliado para olvidarse del acelerador  y disfrutar del paisaje a velocidades siempre legales. Como será que es de serie en este modelo.

En esas circunstancias su carenado delantero ofrece una perfecta  protección aerodinámica, con una pantalla más alta y deflectores. Tras el, un precioso cuadro de instrumentos analógicos de cuatro esferas de corte clásico se acompaña de una pantalla TFT de 10,25 pulgadas que alberga un completo sistema de información con la app BMW Motorrad Connected incluida. Estéticamente, la R18 Transcontinental también lleva de serie barras de protección del motor, maletas laterales de 27 litros y baúl de 48, asiento calefactado, molduras cromadas y un motor en color plata metalizado presidiéndolo todo.

En marcha, la BMW más espectacular fabricada en los últimos años no renuncia a una avanzada electrónica para adaptar su pilotaje a cada conductor. Así tiene 3 modos de conducción, Rain, Roll y Rock los llama la marca catalogándolos de menos a más dinámico; que se refuerzan con el Control Automático de Estabilidad (ASC), y con el Control Dinámico del Freno Motor (MSR). Para detenerla, los frenos Brembo recurren al sistema ABS Full Integral con frenada combinada. Por cierto, dadas sus dimensiones cuenta con marcha atrás eléctrica, aunque es opcional.

Todo ello tiene una factura que arranca en los 31.400 euros y que se puede enriquecer profusamente  con la lista de opciones de BMW Motorrad. Para los que este modelo resulte demasiado “rutero”, hay una variante Bagger, que disfruta de una estética más canalla, ya que prescinde del baúl y los deflectores laterales y monta una cúpula más baja. Con ello se ahorran unos 40kg y casi 2.500 euros, pero se pierde mucha capacidad rutera, que es en realidad lo que pide esta moto “a gritos” cada vez que nos montamos en ella.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando...